Saint Seiya de Netflix es una serie genérica y olvidable (Reseña)

Personajes de Saint Seiya de Netflix
Personajes de Saint Seiya de NetflixNetflix

Saint Seiya de Netflix es un mal producto para fans y no fans de Los Caballeros del Zodiaco.

Alrededor de una gran polémica y repudio por parte de los fans del anime, se estrenó la serie de Saint Seiya de Netflix. Los primeros 6 episodios de esta temporada 1 ya están disponibles en el servicio de streaming desde el 19 de julio de 2019.

Puedes leer: El estreno de Saint Seiya de Netflix provoca reacciones divididas

Desde su anuncio la obra ha causado revuelo, ya sea por su mala calidad en animación, cambio en las voces de algunos de los protagonistas, modificación en la historia y que Shun ahora sea una mujer. Si bien se esperaba que esto sólo fueran percepciones de los trailers; la realidad confirmó los temores.

Saint Seiya de Netflix es una serie genérica y olvidable (Reseña)

La obra en sí misma no es mala como tal; sin embargo,sí cae en varios errores que la posicionan más como una serie de animación genérica y olvidable de manufactura deficiente, que ligeramente cercana al clásico de los 80 de Toei y Masami Kurumada.

Saint Seiya de Netflix y su historia sin sentido.

Vayamos por partes. Lo primero que notamos en Saint Seiya de Netflix es la trama que es por demás floja. Si bien trata de seguir algunos de los parámetros del anime y manga original, toma su propio camino el cual cuenta con elementos que carecen de lógica argumentativa.

Recomendamos: Internet odia Saint Seiya de Netflix

En ejemplo es la ya famosa escena de Seiya con sombrero "mexicano"; ¿Por qué lo trae? Quien sabe; ¿Está en México? Quien sabe. Las cosas se dan porque deben de darse y de alguna manera se debe de avanzar en la historia; pero en realidad no hay un planteamiento real de lo que acontece.

Esto da como resultado una obra anticlimática e inmediata, en el sentido que todo sucede demasiado rápido; las peleas, que supuestamente es el punto fuerte de la obra, suceden de manera apresurada y sin emoción. Que se hila con nuestro siguiente punto, un desperdicio total de personajes.

Todos los personajes son desperdiciados

Como mencionamos, las peleas en Saint Seiya son clave, no sólo por la acción que suponen; también por el hecho de que son el hilo conductor para el desarrollo de la personalidad de los Caballeros. Es donde nos enteramos de sus motivaciones, trasfondo y personalidad.

Aquí debido a la premura no sucede nada de eso, o si se da, la explicación es muy escueta. De ahí que fuera de los santos principales y Athena, tengamos una serie de enemigos genéricos sin rostro, literalmente, pues en su mayoría son militares con el rostro cubierto.

A las mujeres no les va mejor, y eso que aquí serían más relevantes, por ello el cambio de Andromeda.  Marín y Shaina aparecen y desaparecen a discreción; Shunrei deja de ser determinante para Shiryu; Athena es igual de inútil; y Shun bien pudo ser una piedra y no habría diferencia con su importancia en el drama.

Lee esto: ¿Cuál es el problema con Shun en Saint Seiya de Netflix?

Valores técnicos de baja calidad

Siendo Netflix el gran monstruo del streaming, uno esperaría, por lo menos, un trabajo cuidado en los aspectos técnicos; no es así. La animación es mala, sobretodo en los entornos, los cuales lucen sin detalle y vacíos en extremo; además de que no dudan en repetir una misma secuencia para llenar espacio.

La música y efectos de sonido tampoco son destacables; de hecho, la música de fondo parece inexistente, no hay nada que marque el ritmo de la acción, dígase momentos cumbre, tristes, graciosos, y demás. Mientras que los efectos tampoco destacan, es más, parecen hechos al aventón.

Y claro, no podemos olvidar a la pésima voz de Seiya en latino. Dario Yazbek Bernal es un buen actor, pero un pésimo actor de doblaje; su interpretación carece de emotividad, presentando un trabajo hecho con flojera. Esto arruina la labor de el resto del elenco que trata de rescatar el barco que se está hundiendo.

Occidente sigue sin entender cómo adaptar un anime

Saint Seiya de Netflix es sólo una muestra más de cómo las productoras occidentales (llámese, de Estados Unidos) aún no tienen ni idea de cómo adaptar un anime. Reduciéndolo todo a obras genéricas, olvidables y llenas de clichés, como gran parte de sus producciones.

Si eres fan de Los Caballeros del Zodiaco desde la época de Caritele, esta versión te parecerá una ofensa a tu persona de lo mal hecha que está. Si por el contrario eres nuevo en este mundo de dioses y Caballeros de Bronce, simplemente te parecerá una serie más del montón, ni buena ni mala.

0
comentarios
Ver comentarios