El próximo lunes, 10 de mayo, se celebraba en México y otros países de Latinoamérica, el Día de la Madre.

Como su nombre lo dice, es una fecha dedicada a homenajear a todas las mamás; pero ¿sabes cuál es el origen de la celebración?

A continuación, te contamos.

¿Cuál es el origen del Día de la Madre?

De acuerdo con los relatos y pruebas documentales, el primer Día de la Madre se celebró en el siglo XX.

La idea original habría surgido en 1908, en la ciudad de Grafton, Virginia Occidental, en Estados Unidos.

La celebración del Día de la Madre fue propuesta por Ana Jarvis, una mujer estadounidense que organizó un homenaje para su madre en el mes de mayo.

Años más tarde, creó la tradición de celebrar a las mamás el segundo domingo de mayo; convirtiéndose en la fecha -actual- del Día de la Madre en Estados Unidos.

Para el año 1914, el presidente Woodrow Wilson proclamó oficialmente la celebración en dicho país.

Con el paso del tiempo, festejar el Día de la Madre se convirtió en un ‘rito’ muy popular en diversas partes del mundo.

En México y más países de América Latina, este día se plasmó como una tradición a celebrar cada 10 de mayo

La polémica en México sobre el origen del Día de la Madre; ¿celebración machista?

Actualmente, la celebración del Día de las Madre, en México, está envuelta en polémicas sobre un origen “machista” y “misógino”.

Según algunas hipótesis, la festividad surgió como un esfuerzo para ocultar el feminismo de la época; un movimiento que estaba cobrando fuerza.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Guadalajara, el Día de la Madre inició en México hasta 1922.

La celebración habría sido promovida por Rafael Alducín, director de Excélsior que aprovechó la iniciativa para beneficios publicitarios del periódico.

José Vasconcelos -entonces secretario de Educación- la Cruz Roja y el Episcopado Mexicano, también respaldaron la propuesta de celebración del 10 de mayo.

Algunos estudios han sugerido que, durante esa época, el gobernador de Yucatán, Felipe Carrillo Puerto, estaba buscando una manera efectiva para silenciar el movimiento feminista que recién surgía en el estado.

Y es que, por el año 1916, se formó una liga de mujeres que hablaba en todo el país sobre la emancipación de la mujer y sus derechos civiles.

Dichas manifestaciones de ‘libertad’ molestaron a los medios y sectores más conservadores, por lo que habrían iniciado una campaña contra estas.

Fue así que el periódico Excélsior, la SEP, el Arzobispado Mexicano, la Cruz Roja y las Cámaras de Comercio, adoptaron el Día de la Madre como una celebración para “recordar el verdadero rol de la mujer de cuidado y protección de los hijos”.

Así lo recogió Marta Acevedo en una investigación del 10 de mayo sobre estudios de género:

“Todos los 10 de mayo el periódico Excélsior organizaba festivales para premiar a las mamás más prolíficas, las más heroicas y las más sacrificadas.”

Marta Acevedo

Ahora, en el siglo XXI, la celebración del Día de la Madre también ha sido manchada por la excesiva comercialización.

Durante las fechas cercanas al 10 de mayo, la televisión y más medios bombardean al público con publicidad dedicada al consumo para “hacer feliz a nuestras mamás”.

En este sentido, el Día de la Madre en México y el resto del mundo, ha perdido el verdadero origen de rendir un homenaje a las madres de familia.

En cambio, se ha convertido en uno de los mejores pretextos de la industria por conducirnos al consumo excesivo y a precios elevados.