IRREVERENTE

Les platico: Según el periodismo de antes, el que aprendí en El Norte, mi Alma Máter -por cierto, el Páter de Reforma- redactar una buena nota o un buen artículo tiene su mérito, pero ponerle título es materia de milagrería.

Ayer les escribí sobre la segunda Secretaría que le falta a nuestro País: la de la Ira Divina”.

Hace como una semana, la de la Magia”.

Hoy le toca turno a la de “Milagros” y mañana escribiré sobre la de la “Virtud”. Todavía me quedan otras más, les advierto.

Entonces, con la venia, les platico la de hoy. ¡Arre!

Rius, el inmortal y Dehesa, otro inmortal

“No se puede vivir como si la belleza no existiera”, escribió José Luis Rius Azcoitia en una de sus proféticas caricaturas que enmarcaba el escenario de la extinguida “Planta de Luz”, que antes se llamaba “Unicornio” y que hoy no existe, como tampoco existe quien regenteaba ese lugar de la plaza Loreto, al sur de la CDMX: mi nunca bien llorado Germán Dehesa.

Cierta vez que platiqué con él tras el show de su segunda esposa -o la primera o la tercera, ya no me acuerdo- me dijo que tener entre nosotros a la belleza es un milagro, y yo le respondí: y vivir sin ella también sería un milagro.

La milagrería existe en todos los pueblos originales del mundo, en todos.

Es el último recurso cuando falla la ciencia.

Por eso, irreverentemente propongo...

Crear la “Secretaría de Milagros” para que cuyo titular intente nivelar la situación económica de México, porque la todavía secretaría de Economía -Tatiana Clouthier- no termina de dar pie con bola en ese tema, que ni es el suyo, porque ella es egresada de la licenciatura en Lengua Inglesa por el ITESM, aunque a pesar del título no ha podido deshacerse de su acento culiche al meterse en terrenos de dicho idioma.

Sugiero un esquema transversal para las líneas de mando del “Secretario de Milagros”, que le permita organizacionalmente interactuar con los titulares de Salud, Educación, Defensa Nacional, Marina y Guardia Nacional, porque los responsables de esas funciones están totalmente rebasados por las bandas criminales.

Incluso, la “Secretaría de Milagros” podría encargarse de aspectos de índole judicial, para meter a la cárcel a ladrones confesos por sus hechos, como Ignacio Ovalle, que durante los pocos menos de dos años que estuvo como director general de SEGALMEX, le abrió un boquete de más de $10,000 millones a esa empresa que creó López Obrador para fusionar a DICONSA y LICONSA y que le entregó como premio al que fuera su primer jefe en la política.

¿Se acuerdan de FAMSA?

Entre los trafiques de ese desalmado, que hoy ocupa una sub secretaría de Gobernación en vez de estar en una crujía de Santa Martha Acatitla, se cuenta haber “invertido” más de $1,000 millones en Banco Ahorro FAMSA, la que fuera empresa financiera de la familia Garza Valdez, que salió del concurso mercantil pero que todavía no da el estirón porque los nuevos dueños no están convencidos de meterle lana para rescatar a esa marca.

Creo que para que dicha marca vuelva a la acción se necesitará un milagro y ahí podría intervenir el secretario de dicha especialidad.

AIFA

El 75% de los recursos que sostienen a todos los aeropuertos del mundo proviene de los movimientos de carga.

Los márgenes que deja la operación de transporte humano son tan bajos, que de no ser por la carga, muchísimos aeropuertos estarían en quiebra o cerrados.

Al respecto, ¿sabían ustedes que el nuevo AIFA no tiene espacios para la operación de carga? “Ni la tendrá”, como decía don Teofilito.

Este dato mañosamente es ocultado a la opinión pública y a los curiosos interesados que piden información sobre el asunto, los del AIFA se las niegan, a pesar del derecho a la misma que postula el INAI.

Hacer rentable al “Felipe Angeles” será un milagro, por eso le tocaría a la secretaría que propongo sea creada lo antes posible.

Dos Bocas

La refinación de petróleo para producir gasolinas está concentrada actualmente en el 10% de las refinerías del mundo, que cada vez son más rentables porque comprar gasolina e importarla resulta 35% más barato que refinarla.

Por eso, los grandes productores de petróleo están haciendo dos cosas:

1. Migrar hacia fuentes limpias y enterrar el uso de hidrocarburos como generadores de energía.

2. Ahorrarse miles de millones de dólares en el mantenimiento y operación de sus refinerías, comprando gasolina ya refinada.

Por un capricho presidencial, México construye la refinería Dos Bocas, que se engulle cada vez más dinero de nuestros impuestos y les anticipo que ni un milagro hará que en este sexenio produzca un solo tanque de gasolina, y me refiero al tanque de gasolina de los vehículos.

Hacer que jale ese esperpento sería uno de los objetivos de la nueva “Secretaría de Milagros”.

Tren Maya

Los únicos trenes rentables del mundo son eléctricos o “levitantes”. No se mueven más con diésel u otros hidrocarburos.

Los “balas” de Japón, China, Francia e Inglaterra operan a alta velocidad con tecnologías de última generación conocidas como “levitantes”, donde las ruedas no tocan los rieles, sino que “levitan” en el aire encima de ellas.

El Tren Maya -por si no sabían- no contempla para nada esas dos tecnologías.

Será movido -si es que arranca- con el método de combustión tradicional: a base de diésel y otros hidrocarburos.

Hacerlo jalar será otro de los objetivos de la “Secretaría de los Milagros”.

Hay otros desafíos para esta que sería una nueva cartera del gobierno de la 4T, pero con estos que menciono quedaría panda.

CAJÓN DE SASTRE

“Ni la burla perdonas”, remata la irreverente de mi Gaby.

PD Mañana me ocuparé de la “Secretaría de la Virtud”.