Ministro de Defensa de Colombia afirma que relación con EE.UU. entró en una nueva fase

Washington, 24 feb (EFE).- El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, aseguró hoy que la relación con Estados Unidos entró en una nueva fase en la que Colombia pasa a ser un aliado estratégico para ayudar a otros países a combatir el narcotráfico y el terrorismo.

Pinzón concluyó este viernes una visita oficial de tres días a Washington en la que asistió a la primera reunión del Diálogo de Alto Nivel en Seguridad en la Casa Blanca en la que participaron representantes del Consejo de Seguridad, del Departamento de Estado, del Departamento de Defensa y del Departamento de Justicia de EE.UU.

La reunión se centró en la cooperación entre Estados Unidos y Colombia que "aun requiere algunas capacidades para seguir avanzando" pero también la ayuda que puede dar su país a otras naciones "para fortalecer su lucha contra el crimen", explicó en rueda de prensa.

Pinzón destacó la importancia de esta reunión que calificó de "hito" al ser la primera "de una fase post-Plan Colombia", en la que su país, después de haber recibido más de 8.000 millones de dólares en una década para combatir el narcotráfico a través de este plan, se convierte en fuente de ayuda a otros países.

"Queremos contribuir a desarrollar capacidades en otras naciones de la región, Centroamérica y el Caribe, para que vayan cerrando el espacio a los criminales", señaló.

El ministro destacó la necesidad de "trabajar por la estabilidad regional" de manera conjunta porque "el crimen organizado no tiene fronteras" mientras que "nosotros sí tenemos".

Pinzón señaló que habrá reuniones posteriores que permitirán "alinear las capacidades que tiene Colombia con aquellas que tiene Estados Unidos" para proporcionar la ayuda más adecuada a los países que lo requieran.

Asimismo expresó la voluntad de su país de "hacer esfuerzos adicionales para ofrecer capacidades a aquellos países que lo necesiten" y señaló como ejemplo el entrenamiento que ha recibido la policía de México por parte de cuerpos de seguridad colombianos.

En la reunión también se habló sobre el tipo de ayuda que puede dar EE.UU. para apoyar la nueva estrategia de Colombia para mejorar la efectividad de las fuerzas públicas en la lucha contra el crimen organizado, aunque declinó especificar cual será la aportación estadounidense.

El ministro restó importancia a los recortes del Plan Colombia y si bien reconoció que "siguen teniendo una importancia en la efectividad de la fuerza pública en la lucha contra el narcotráfico", aseguró que los recortes estaban previstos y han sido compensados con recursos colombianos.

El presidente Barack Obama ha solicitado 331 millones de dólares para Colombia en el presupuesto para el año fiscal 2013, todavía pendiente de aprobación en el Congreso, una cifra muy inferior a los cerca de 546 millones de dólares que se solicitaron en los presupuestos de 2008 y 2009.

La visita del ministro también incluyó un encuentro con las ONG que han sido muy críticas con un proyecto de reforma constitucional en Colombia que incluía un artículo para la ampliación del fuero militar y que finalmente el Gobierno de Juan Manuel Santos decidió retirar.

Pinzón señaló que el Gobierno decidió hace meses "afrontar un tema que estaba muerto en Colombia, que prácticamente era un tabú que nadie se atrevía a tocar" y que ha escuchado las recomendaciones de la comisión para retirar el artículo.

El ministro explicó que el Gobierno busca una reforma de la justicia penal militar que de garantías suficientes a las Fuerzas Armadas de que van a ser juzgados con claridad, "de ninguna manera es dar un paso atrás en materia de derechos humanos".

El director para América Latina de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, que participó en la reunión, señaló que "lo más importante es que el Gobierno de Colombia haya desistido de su propuesta de reforma constitucional", que a su juicio "habría constituido un retroceso", dijo en declaraciones a Efe.

0
comentarios
Ver comentarios