El Gobierno luso anuncia que la "troika" liberará un nuevo tramo de su rescate

Lisboa, 28 feb (EFE).- El Gobierno portugués anunció hoy que la troika aprobó su gestión para cumplir con el programa de ajustes pactado a cambio de su rescate financiero, por lo que liberará un nuevo tramo de su ayuda, de 14.900 millones de euros.

En rueda de prensa, el ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, destacó que Portugal está "en el buen camino" para alcanzar sus objetivos en los plazos marcados, y descartó de forma categórica la posibilidad de pedir cualquier tipo de modificación del acuerdo firmado en 2011, pese al empeoramiento de sus previsiones económicas.

Gaspar avanzó que el análisis trimestral realizado por los técnicos de la troika -formada por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, las entidades prestatarias del rescate- concluyó "con éxito" y respalda las acciones emprendidas por el Ejecutivo.

Durante su intervención, Gaspar explicó que las nuevas estimaciones del Gobierno calculan una retroceso de la economía para este año del 3,3 por ciento, tres décimas peor que en sus anteriores cálculos y que coincide ahora con las últimas previsiones de Bruselas.

El ministro rechazó que Portugal piense en modificar sus compromisos pese al desfavorable contexto económico, postura que justificó por la necesidad de dar señales de "credibilidad" ante la hipótesis de que el país necesite de un nuevo rescate por motivos externos.

Portugal debe reducir su déficit público en 2012 hasta el 4,5 por ciento del PIB en un marco de fuerte crisis económica, con una recesión prevista para este año del 3,3 por ciento y una tasa de paro que alcanzará el 14,5 por ciento.

"Nuestros socios internacionales han manifestado repetidamente su disponibilidad para prestar el apoyo adicional necesario si por condiciones que se escapan al control del país existieran dificultades para regresar al mercado", recordó Gaspar.

El ministro añadió que en el caso de que exista esa "alteración de las condiciones" acordadas originalmente con la troika, ésta no se producirá a petición del Gobierno portugués.

En causa está la previsión de Portugal de volver a emitir deuda a largo plazo en el segundo semestre de 2013, un objetivo que analistas, agencias de calificación e inversores ponen en duda debido a los intereses insostenibles a los que cotizan este tipo de títulos en el mercado secundario, usado como valor de referencia.

"El deterioro de la actividad económica en Portugal no se debe a causas internas sino externas", insistió el ministro, quien defendió que las severas medidas de austeridad implementadas -y que ya siente en su día a día el ciudadano medio- son duras pero imprescindibles.

"La austeridad y los sacrificios son inevitables, la situación sería mucho peor si no cumpliéramos las metas, límites, objetivos, montantes y plazos del programa de ajuste, lo que tendría consecuencias muy graves, especialmente para los más desfavorecidos", apuntó.

Gaspar respondió así a las críticas de quienes advierten de que las medidas de austeridad ahogan las posibilidades de crecimiento económico de Portugal y que ya no pueden ampliarse más, tal y como señalan los partidos de la oposición y los sindicatos.

Anunció, asimismo, que el Gobierno presentará antes de que termine marzo una rectificación presupuestaria para el ejercicio 2012 que recoja partidas no previstas inicialmente, como la transferencia de los fondos de pensiones pactada con la banca, el rescate de Madeira o su contribución al mecanismo europeo de financiación.

0
comentarios
Ver comentarios