Crisis en penales es resultado del deterioro institucional: UNAM

Falta de alternativas de desarrollo educativo, económico, laboral y social, en particular para los jóvenes; carencia de un modelo alternativo a la prisión; un sistema basado en la elevación de

México.- El asunto de las cárceles en el país preocupa a especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes consideraron que la crisis que enfrentan “es resultado del déficit de gobernabilidad al que nos ha conducido una clase política miope que intenta combatir a los delincuentes en las calles, pero no puede controlar a los ya recluidos”. 

Consultado por el diario La Jornada, Pedro Islardo de la Cruz, investigador en temas de seguridad pública y nacional de la UNAM acusó a los gobiernos estatales y el federal de ser los responsables de la crítica situación en los reclusorios. 

Falta de alternativas de desarrollo educativo, económico, laboral y social, en particular para los jóvenes; carencia de un modelo alternativo a la prisión; un sistema basado en la elevación de penas, son algunos de los factores que afectan la ingobernabilidad en los centros de rehabilitación social.

Pero ello, se suma a una deficiente gestión de las cárceles; sobrepoblación y la mezcla de delincuentes peligrosos con internos que cometieron delitos menores, así como corrupción de los dirigentes y abusos con internos y familiares, entre otros, dijo el especialista de la máxima casa de estudios. 

Y es que consideró que pese a que las cárceles deberían se espacios para la rehabilitación social, se han convertido en sitios donde se tiene que aprender a sobrevivir. 

“Sus derechos (de los reos) se convierten en exigencias de aprendizaje y adaptación a un sistema de sobrevivencia que conduce a los internos y a sus familiares a usar la corrupción. En la medida en que hay drogas, armas, flujos millonarios de recursos y privilegios dentro de las cárceles, esto se presenta. Se necesita una reforma de gran envergadura para revertir esta situación, que tiene al menos dos décadas”, señaló. 

En tanto, para Diego Valadés, integrante del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la crisis de los reclusorios es un “termómetro” de la falta de controles del Estado en materia de seguridad. 

“Quieren dar resultados combatiendo a delincuentes que se encuentran en libertad y no pueden con los que están privados de ésta y que técnicamente son más controlables”, comentó para el diario antes mencionado. 

“Cuando un sistema de gobierno está agotado se llena de ineficiencia. Por ello, no podremos resolver un problema menor en la escala de las instituciones, como el de los reclusorios del país, cuando no hemos resuelto el problema mayor, que es el del Estado mismo”, acotó.

Con información de La Jornada

0
comentarios
Ver comentarios