CDMX

¿Omar García Harfuch recibió dinero de Guerreros Unidos en 2014?

Omar García HarfuchGalo Cañas / Cuartoscuro

Un testigo acusa que Omar García Harfuch brindaba información a Guerreros Unidos; el secretario de Seguridad rechaza esa afirmación

Un testigo clave en las investigación de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa declaró ante la Fiscalía de la República (FGR) que Omar García Harfuch, secretario de seguridad de la CDMX, “recibía mensualmente 200 mil dólares del cártel Guerreros Unidos”.

La afirmación del testigo identificado como Juan fue rechazada categóricamente por Omar García Harfuch, señalando que su trayectoria en contra del crimen organizado está ahí y que no tiene nada que ocultar. 

¿Qué se declaró en contra de Omar García Harfuch?

Un testigo identificado como Juan habría declarado a la FGR que Omar García Harfuch recibía sobornos del grupo delictivo Guerreros Unidos en 2014, año en el que se desempeñaba en la Policía Federal. 

De acuerdo con Juan, Omar garcía Harfuch recibía 200 mil dólares al mes para permitir el trasiego de droga en Guerrero. 

“Quiero señalar que era parte del grupo Guerreros Unidos, pues recibía dinero de nosotros, Omar García Harfuch, esto en el año 2014; recibía 200 mil dólares por mes, ya que era el encargado de la Policía Federal en el estado de Guerrero y el dinero que se le daba era porque permitía el trasiego de la droga”Testigo ‘Juan’

De acuerdo con Reforma, el testigo protegido ‘Juan’ declaró el 10 de febrero de 2020 que los jefes del cartel Guerreros Unidos otorgaban sobornos a mandos militares y de la Policía Federal para que les permitieran operar en Guerrero.

'Juan' indicó que el Cartel Guerreros Unidos destinaba desde 60 mil pesos hasta 5 millones de pesos a los elementos de los batallones 27 y 41 de la infantería, al Procurador, al secretario de Seguridad Pública de Guerrero, elementos policiacos y al entonces jefe de la Policía Federal, Omar García Harfuch.

García Harfuch tenía el cargo de coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF) en Guerrero durante 2014, cuando ocurrió la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

“Omar García Harfuch, jefe de la Policía Federal en el estado de Guerrero, brindaba información sobre posibles operativos y facilitaba el trasiego de heroína, dinero y armas, los de Taxco y los (de) Guerrero, el único que supuestamente no estaba de acuerdo era el señor Dorantes”Testigo 'Juan'

Omar García Harfuch rechaza las declaraciones de ‘Juan’

Tras darse a conocer esta información, a través de su cuenta de Twitter, Omar García Harfuch “negó categóricamente” las acusaciones en su contra y señaló que su trayectoria en el combate a la delincuencia organizada “habla por sí misma”.

“Niego categóricamente las declaraciones dolosas hechas contra mi persona por un delincuente, hoy ‘testigo protegido’, publicadas por Reforma. Mi trayectoria en el combate a la delincuencia organizada en distintos frentes habla por sí misma. No tengo nada que ocultar”Omar García Harfuch. CDMX

Niego categóricamente las declaraciones dolosas hechas contra mi persona por un delincuente, hoy “testigo protegido”, publicadas por @reforma. Mi trayectoria en el combate a la delincuencia organizada en distintos frentes habla por si misma. No tengo nada que ocultar.

— Omar Garcia Harfuch (@OHarfuch) January 21, 2021

Presentarán denuncia penal por filtraciones de la FGR

Luego de la filtración de esta información, la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia para el caso Ayotzinapa señala que presentará una denuncia penal ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos cometidos por Servidores Públicos de la FGR.

La información difundida por Reforma indica que los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa habían sido detenidos en un operativo conjunto entre elementos de la Sedena y policías, y posteriormente fueron entregados a miembros del crimen organizado.

“Como lo hemos señalado, este tipo de filtraciones buscan demeritar los trabajos desarrollados en la investigación del caso Ayotzinapa; la credibilidad de las instituciones que participan en ésta, y ponen en riesgo la verdad sobre lo acontecido la noche del 26 de septiembre del 2014 en la ciudad de Iguala, Guerrero, así como la integridad de las personas que forman parte de estas investigaciones”, enuncia un comunicado publicado por la Secretaría de Gobernación (Segob).