5 de diciembre de 2021 | 20:34
Sorprendente

Perro camina junto al ataúd de su dueña en la India

El perro caminó por lo menos cinco kilómetros desde la casa hasta el crematorio 
Perro en funeral
Compartir en

Un perro caminó junto al ataúd de su dueña, Gujarat Sadhvi, el pasado 5 de mayo en Vesu, India. La foto enterneció a miles de personas y se hizo viral.

El perrito caminó por lo menos cinco kilómetros junto a la procesión, desde la casa de su Gujarat hasta el lugar donde fue cremada.

Según informan medios locales, el perro se encontraba en situación de calle pero Sadhvi, a quien seguía como si fuera su dueña, lo alimentaba diariamente.

Una vez la procesión llegó hasta el crematorio, ofrecieron sus respetos a la muerta y condujeron al perrito de vuelta al barrio de Vesu, sorprendidos por su resistencia.

Y es que pensaron que se cansaría o aburriría y dejaría el recorrido, pero el can incluso se quedó a observar cómo los restos de la religiosa se consumían en el fuego.

El perro mestizo caminó durante cinco kilómetros en los que varios testigos le tomaron fotos conmovidos por el hecho de que no se apartaba del ataúd

Perro espera a dueño afuera de hospital 

'Boncuk' es un perro que se ha ganado el corazón de miles de internautas luego de esperar afuera del hospital donde su dueño había sido ingresado de emergencia.

Un video compartido en YouTube muestra el perrito observando desde la entrada hacia el interior del edificio. El hecho se registró en Trebisonda, ciudad de Turquía.

Fue el pasado 14 de enero cuando el animal corrió detrás de la ambulancia que transportaba a su dueño y al llegar no se atrevió a entrar.

Lo cierto es que el perrito sí espero durante más de una semana a que su amo volviera a salir por la misma puerta, mientras volteaba constantemente hacia la sala de espera.

En consecuencia, el personal médico no tardó mucho en darse cuenta de lo que pasaba e investigaron quién era el dueño para avisarle a la familia.

A pesar de que volvieron por él, el perro siempre regresaba a las 9 de la mañana y se quedaba allí hasta la noche, cuando accedía a partir.