Sorprendente

Perro duerme sobre el ataúd de su dueña; murió hace 4 años

'Benito'Tomada de video

'Benito' acompañó a su dueña en sus últimos días de vida y ahora la visita en el cementerio

Un video que ya es viral en Twitter ha emocionado a miles de personas que confiesan haber sacado alguna lágrima con la historia de 'Benito', el perro que duerme sobre el ataúd de su dueña fallecida hace 4 años.

Joha pasó los últimos 2 años de su vida junto al perrito, hasta que murió en Villaguay, municipio de Argentina. Ahora 'Benito' no puede controlar su ansiedad cada que la familia visita el cementerio y corre de alegría hasta el sepulcro.

Ya allí, brinca pidiendo que lo carguen y lo coloquen justo encima del ataúd donde se encuentran los restos de su dueña, quedándose tranquilo y recostado hasta que es momento de partir, como si estuviera durmiendo junto a ella.

Fue la hermana de la fallecida quien compartió el video en Twitter, donde ha conmovido por el amor ilimitado de un animal hacia los humanos: "Vean este amor tan incondicional. Joha es mi hermana, falleció hace 4 años, y él es 'Benito'; su mascota que la acompañó en sus últimos dos años de vida y lo sigue haciendo hasta hoy", escribió Belén.

Vean este amor tan incondicional.
Joha es mi hermana, fallecio hace 4 años y el es Benito su mascota, que la acompaño sus ultimos 2 años de vida y lo sigue haciendo hasta hoy. pic.twitter.com/MHgIFjHOHr

— Belén (@Bele_dure) October 13, 2020

Al respecto, los internautas comentaron: "No sé en cuantos pedazos se rompió mi ser", "Dios, me estoy llorando la vida esto es hermoso", "La Biblia se equivocó, los seres creados a imagen y semejanza de Dios tienen que ser los perros", "Estoy destrozado", "50 litros de lágrimas se me cayeron" y "Nunca llore tanto con un video".

En tanto, Belén contestó que los perros son los seres más maravillosos que existen, simplemente porque son los únicos que entregan su amor incondicional y eterno. Un ejemplo es el perrito que interrumpió una obra de teatro en una calle de Rusia frente a decenas de espectadores, sólo para ayudar al hombre que fingía estar herido.