Pues sí amigos, ¡qué les cuento! Tengo en exclusiva todos los detalles de la boda de Claudia Sheinbaum, quien hoy se nos casó con Jesús María Tarriba.

Les tengo información de que la homilía la impartió el presbítero Andrés Manuel López Obrador. La idea no era esa, pero el presidente no resistió que nadie hablara más que él y le metió un empujón al padrecito para tomar el púlpito.

Le dijo a los novios que le tenía algo de desconfianza a los padrinos, todos tan elegantes y fifis.

De plano a la que no dejaron pasar a leer algún versículo de la Biblia, fue a la bellísima Liz Vilchis, porque de lo contrario la misa hubiera durado otras 3 horas porque pues ya se sabe, se atora mucho al leer

AMLO habló durante la boda de los novios de sus inicios en la política y de cómo le hicieron fraude en el 2006. Contó de su última visita a “Badiabagibari-badiraguato” y se puso  además a cantarle a los novios una canción de Joan Manuel Serrat. 

Por su parte, Beatriz Gutiérrez Müller pasó al frente para leerles una bella poesía que a nadie le pareció bella, y también terminó cantándoles una canción, de Manzanero, más apropiada para la ocasión.

Saliendo del templo, los invitados  le lanzaron arroz a los novios y el presidente se la pasó recogiéndolo, metiéndolo  en tuppers por aquello del tema de la austeridad

Los novios, mientras tanto, pasadas 3 horas de la misa alargada por los discursos, pues se andaban quedando dormidos y, como pudieron, llegaron al majestuoso Salón de fiestas Colegio Vizcaínas en el centro de la CDMX.   

Ahora vamos con el chisme de la fiestona:

De primera fuente les tengo el menú que degustaron los enamorados novios y sus invitados :

Sublimado de Maíz al cacao, canela y leche (Atole Champurrado).

Crepa de Maíz con patatas y embutido de lechón a la paprika y chile guajillo. (Tacos de papá y longaniza).

Capelli D’angello al pomodoro con esencia de chipotle (Sopa de fideo seco).

Entrecot de cerdo con hojas verdes sobre espejo de salsa de tomatillo y chile serrano (Cerdo con verdolagas).

Crocante de maní al pilloncillo (palanqueta de cacahuate Cortesía de Doña Chona).

El padrino de pastel fue Omar García Harfuch porque ya no le tocó otra cosa más que hacer. 

El grupo que amenizó tremenda fiesta fue la Sonora Santanera y también Peso Pluma. Pero también estuvo Yalitza y Su Esencia y, para ambientar la cena, el doble de Luis Miguel, con eso de que se les da plagiar, pues prefirieron contratar al clon.

Por supuesto hubo hermosos centros de mesa, los cuales todos se los llevaron los asistentes a tan hermoso evento. 

A la hora del baile de los novios, el presidente bailó con la radiante novia el vals, pero mientras tanto le repetía las palabras que se tenía que memorizar de ahora en adelante: “Conservadores, fifís, neoliberales, fachos” y ya un poco entrado en la nostalgia le empezó a contar a la radiante novia mientras bailaban que le habían hecho fraude en el 2006. Fue Calderón.

Ya la novia,  algo cansada miró al guapísimo novio de reojo como para que la rescatara de la retórica del presidente porque francamente se encontraba a punto de desfallecer. 

Entre los  flamantes asistentes se encontraba Martí Batres, que se la pasó tomándose selfies. Marcelo Ebrard, mientras tanto le pedía a los miembros de seguridad en la entrada del suntuoso salón de fiestas que por favor lo dejaran pasar mínimo al recalentado. 

Hugo López-Gatell se llevó su recetario y estuvo vendiendo recetas a todos los asistentes para que consiguieran medicamentos para tratarse el Covid. Pero cubanos nada más. El doctor Alcocer puso su puestito de vacunas pero se quedó dormido enseguida. 

Ya entrado en copas, otro de los impresionantes invitados fue el exministro Zaldívar quien se puso a bailar las canciones de Taylor Swift sacando sus mejores pasos y grabando cientos de TikTok . 

Finalmente, la flamante novia quiso dar un discurso de agradecimiento y justo cuando iba a comenzar, el presidente le arrebató el micrófono para contarle a  todos los ahí presentes  que en el 2006 le había cometido fraude Felipe Calderón. 

Y así fue cómo les traigo acá los verdaderos datos de la majestuosa boda de Claudia Sheinbaum y Jesús María Tarriba.

Pd: Espero se  hayan divertido mucho con mi columna.

La verdad es que ya sabemos que Claudia trae el concepto en su mente de que, siendo de izquierda, el “no gastaremos”, y el tema de la austeridad obligaban a una boda aburrida y monótona, así que el único dato real es que sí se casó hoy, pero con su bandera de no derrochar no hubo mayor pachanga, ni fiestón que criticar (mucha gente nada más va a las fiestas a eso, hay que aceptarlo, también).

Hubiera estado bien tenerles más chismes de esta boda pero la verdad es que nada relevante pasó.

Lo único claro es que también ya tenemos  al futuro primer caballero (en lugar de primera dama) porque es probable que Claudia Sheinbaum llegue a ser presidenta de México.

Obviamente no fuimos invitados todos los que no votamos por Morena o los que no les aplaudimos. El resto de los fans de Claudia Sheinbaum fueron requeridos para lanzarle porras y vítores a los nuevos novios. 

¿Se imaginaron toda la escena? Me sorprendo de mi imaginación. Y hasta aquí mi reporte.

Es cuanto.