CONDENANDO LÍNEAS

Siempre será más fácil culpar al técnico, que a los propios futbolistas, e incluso a la directiva, pero no podemos dejar de lado que esto se gana en la cancha y que muchas veces no basta con la calidad, cuando la entrega se queda en casa.

Lo de las Chivas es penoso, llevan varios torneos dejando mucho que desear y tal parece que este no será la excepción, porque lo mostrado el sábado ante el Pachuca es algo que la directiva de esta institución, no puede seguir permitiendo.

Hay muchos jugadores que se tendrían que ir de este club y dejar que los jóvenes den la cara, porque se puede perdonar todo como aficionado, pero que se mueran de nada los que aparecen en la cancha, no se perdona.

Ricardo Cadena no ha podido mostrar en su corta carrera como entrenador un estilo definido de juego y parecería ser algo que hoy tiene hundido en los últimos lugares de la tabla al Guadalajara, y lo más preocupante es que no parece que lo pueda encontrar en un lapso muy corto.

El viernes enfrentan al Mazatlán de visitantes y aunque el conjunto de los cañoneros no atraviesa por su mejor momento, se ve muy complicado que en tan pocos días, los dirigidos por Cadena, puedan mejorar y conseguir la victoria, aunque ya sabemos que en cualquier momento pueden despertar jugadores como Alexis Vega, que con alguna individualidad puede cambiar el resultado de un partido, pero lo que más debe de preocupar al rebaño, es la falta de contundencia que han tenido sus jugadores a la hora de pararse frente al marco rival.

Los refuerzos no han sido lo que se espera en una institución con la historia del Guadalajara, pero ante esta situación tendrán que seguir apostando por los jóvenes que aún teniendo la calidad, necesitan rodearse de gente con experiencia que los arrope y los enseñe a manejar los partidos, porque en este torneo se han tenido momentos en los que el equipo se ha encontrado arriba en el marcador y no han sabido cuidar la ventaja, algo que de haber ocurrido, los tendría un poco más tranquilos preparando los próximos compromisos.

Después de Mazatlán se le viene un calendario muy complejo en este mes a las Chivas en donde tendrán que encarar el clásico ante el Atlas, visitar al Necaxa, y recibir al Monterrey y a los Pumas, en algo que con lo mostrado hasta el momento no augura resultados muy favorables para el Rebaño.