CONDENANDO IDEAS

A tan solo unos días de arrancar el torneo del futbol mexicano, los equipos continúan en busca de refuerzos e incluso algunos, siguen con la incertidumbre de si podrán o no echar mano de algunos de sus hombres de confianza.

Son pocos los días que se tienen y los técnicos siguen viendo opciones que a mediano plazo les puedan funcionar, en un  campeonato que es bien sabido por todos que va de menos a más y que en la mayoría de las ocasiones le ha permitido a muchos que han arrancado mal, encontrar la liguilla con 5 o 6 jornadas buenas.

Veremos una campaña con un nivel muy similar al anterior en donde fueron muy pocos los encuentros de calidad y que desafortunadamente lo único que consiguieron, fue alejar a los aficionados de los estadios. Es el momento de hacer las cosas diferente y que en este semestre los planteamientos por parte de algunos estrategas dejen de ser tan ratoneros para poder ver un nivel distinto a lo que nos han venido acostumbrando.

La duda está en ver si los equipos llamados grandes, logran despertar y meterse a la Liguilla para pelear por los lugares que históricamente se han ganado y que en los últimos torneos no han hecho valer. Por lo pronto la Máquina busca regresarle la ilusión a todos aquellos que de a poco se han ido alejando de las tribunas aún cuando el título se consiguió después de muchos años, pero cuando todo parece mejorar, aparecen las estupideces de sus directivos para terminar con cualquier sueño y eso es algo que en este instante parece estar sucediendo al perder tiempo sin dar con los refuerzos para este nuevo torneo.

Este será un año complicado para este plantel, quien sigue sin poder darle una identidad clara a este club, que cada fin de semana en el campeonato anterior jugaba de manera distinta y que cuando se acuerda del futbol que tienen sus jugadores, muestra una cara diferente y en algunas ocasiones, hasta llega a gustar a sus seguidores, aunque estás fueron las menos en una liga en la que quedaron a deber de principio a fin.

Comenzó la cuenta regresiva y el momento de las compras de pánico parecen estar cada día más cerca, incluso podríamos apostar a qué lo que llegue en estos días, si es que se llega a concretar algo, solo será para no dejar escapar la posibilidad de sacar unos pesos de una bolsa del pantalón, para metérselos en la otra por parte de sus directivos, algo que en este club parece no ser algo nuevo.