3 de diciembre de 2021 | 17:27

¿Cuándo nos tomamos un café?

¡La vida gira en torno a una taza de café! Esta bebida además de ser buena para nuestra salud también lo es para la economía mexicana.
Café
Compartir en

Esta frase se escucha miles de veces todos los días: La vida gira en torno a una taza de café. No se puede iniciar el trabajo de la mañana sin haber tomado el primer café del día. ¡A veces lo quisiéramos intravenoso, para poder despertar! Aunque tomo café, sabía muy poco sobre el impacto a largo plazo del consumo regular en mi salud cardiovascular.

Ayer leí en la página de internet de la Sociedad Europea de Cardiología que beber café, de leve a moderado, está asociado con beneficios para la salud. Hasta tres tazas de café por día se asocia con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardiaca mortal.

Recientemente se presentó una investigación en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología 2021. La autora, la doctora Judit Simon, de la Universidad Semmelweis, en Budapest, Hungría, dijo: “Hasta donde sabemos, éste es el estudio más grande para evaluar sistemáticamente los efectos cardiovasculares del consumo regular de café en una población sin enfermedad cardiaca diagnosticada”.

¿Cuáles fueron los resultados?

  • El consumo regular de café es seguro, ya que incluso una ingesta diaria alta no se asoció con resultados cardiovasculares adversos y mortalidad por todas las causas después de un estudio de seguimiento por un periodo de 10 a 15 años.
  • De media taza a 3 tazas de café al día se asoció de forma independiente con menores riesgos de accidente cerebrovascular y muerte por enfermedad cardiovascular.

El estudio investigó la asociación entre la ingesta habitual de café y el incidente de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte en 468 mil 629 participantes del Biobanco del Reino Unido sin signos de enfermedad cardiaca en el momento del reclutamiento. La edad media fue de 56 años y el 55 por ciento eran mujeres.

Los participantes se dividieron en tres grupos según su ingesta habitual de café:

  1. Los que no consumían café de forma habitual, 22.1 por ciento
  2. Los que lo consumían de manera moderada (0.5 a 3 tazas por día) 58.4 por ciento
  3. Los de consumo alto, es decir, más de 3 tazas al día, 19.5 por ciento

Los investigadores calcularon la asociación del consumo diario de café con los resultados de incidentes durante un seguimiento de 11 años en promedio, utilizando modelos multivariables. Los análisis se ajustaron por factores que podrían influir, incluidos la edad, el sexo, el peso, la altura, el tabaquismo, la actividad física, la presión arterial alta, la diabetes, el nivel de colesterol, el nivel socioeconómico y la ingesta habitual de alcohol, carne, té, frutas y verduras.

Lo interesante es que, en comparación con los no bebedores de café, el consumo de leve a moderado se asoció con un 12 por ciento menos de riesgo de muerte por todas las causas, un 17 por ciento menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, y un 21 por ciento menos de riesgo de accidente por incidente cerebrovascular.

Los investigadores analizaron la asociación entre la ingesta diaria de café y la estructura y función del corazón durante un promedio de 11 años. Utilizaron datos de 30 mil 650 participantes que se sometieron a imágenes de resonancia magnética cardíaca.

La doctora Simon concluyó:

“El análisis de imágenes indicó que, en comparación con los participantes que no tomaban café con regularidad, los consumidores diarios tenían corazones de tamaño más saludable y mejor funcionamiento. Esto fue consistente con la reversión de los efectos perjudiciales del envejecimiento en el corazón”

En suma, los hallazgos del estudio sugieren que el consumo de café de hasta 3 tazas por día está asociado con resultados cardiovasculares favorables.

Ahora bien, el café también tiene un impacto positivo en la economía del mundo. Sólo el petróleo se comercializa más que el café. Cada año se exportan más de 30 millones de sacos de café. El 40 por ciento de la población mundial consume café todos los días, 500 mil millones de tazas al año.

La última vez que había leído sobre la industria de exportación del café, hace diez años, valía 20 mil millones de dólares; hoy tiene un valor de 466 mil millones.

El café se produce en 50 países y emplea 25 millones de personas. Los principales importadores de café son Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y Bélgica. El 90 por ciento de la producción de café ocurre en América del Sur.

Veamos cuáles son los jugadores más importantes en este mercado, de acuerdo con Alibaba.com:

Brasil exporta 2.7 millones de toneladas métricas de café. Con más de 20 mil plantaciones, ha sido el mayor productor de café del mundo durante más de 100 años. Sus exportaciones totales equivalen a un tercio de la producción del resto del mundo.

Vietnam es el segundo país productor de café del mundo. La principal exportación de café en Vietnam es la variante robusta, que representa alrededor del 40 por ciento del suministro total del mundo.

Colombia es el principal exportador mundial de café árabe. El país produce alrededor de 11.5 millones de sacos de café al año (cada saco pesa 70 kg). Su paisaje cafetalero es patrimonio de la humanidad y produce los mejores granos de café del mundo desde 1830.

Indonesia es un caso muy interesante porque el café es una parte muy importante de su economía desde finales del siglo XVII, cuando era colonia holandesa. Hoy cultiva y exporta más de 20 variedades de café.

Honduras produce 475 mil toneladas métricas que se cultivan en fincas. Aunque Honduras es un exportador mundial reciente, ha tenido gran penetración en el mercado internacional.

Etiopía es el mayor exportador de café de África. El café es parte importante de la cultura del pueblo. La industria del café en el país fue nacionalizada y representa alrededor del 10 por ciento de los ingresos del gobierno y el 1 por ciento de su PIB.

Perú produce 346 mil toneladas métricas. Es un jugador relevante. Se cultiva café en todas las regiones del país.

Uganda, con 210 mil toneladas métricas, es un exportador importante.

Guatemala es también uno de los principales países productores de café del mundo, con 204 mil toneladas métricas. El país fue el mayor exportador de café de Centroamérica en el Siglo XX, antes de ser superado por Honduras. Desde el Siglo XIX, la exportación de café ha sido una parte integral de la economía del país.

La producción de los cafetos de México representa 2.4 por ciento del total mundial. Se emplean más de 500 mil productores de 15 entidades federativas y 480 municipios. Actualmente se consumen 1.4 kg per cápita al año. Chiapas es el principal estado productor, aporta 41 por ciento del volumen nacional, seguido por Veracruz (24 por ciento) y Puebla (15 por ciento).

De acuerdo con la Organización Internacional del Café, México es el 11º productor mundial. El café representa el 0.66 por ciento del PIB agrícola nacional y el 1.34 por ciento de la producción de bienes agroindustriales. Se calcula que el volumen de producción de México es de más de 4.5 millones de sacos. El objetivo para 2030 es lograr una cosecha sostenible de 15 millones de sacos. México es considerado como uno de los principales países productores de café orgánico del mundo.

Del total de exportaciones mexicanas de café, 54 por ciento se destinan a Estados Unidos; el volumen restante, a países miembros de la Unión Europea y otros como Japón, Cuba y Canadá.

En los últimos años el consumo de café en México ha ido en aumento. Según algunos estudios, los mexicanos prefieren la variedad soluble. Sin embargo, el café molido ha tenido una mayor aceptación debido a la apertura de más cafeterías y barras de café, que acercan al consumidor a nuevas experiencias y al conocimiento de la cultura de esta extraordinaria bebida.

El café es bueno para nuestra salud y bueno para la economía mexicana. ¿Cuándo nos tomamos un café?

Javier Treviño en Twitter: @javier_trevino