Llama Coparmex al SAT inquisidor de contribuyentes

Gustavo de Hoyos
Gustavo de Hoyos. Reclamos al SAT.Rogelio Morales/Cuartoscuro

El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, reprochó medidas como la Revelación de Esquemas Reportables.

México.- Como inquisidor de contribuyentes llamó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Lo anterior al reprochar medidas como la Revelación de Esquemas Reportables, que quiere incorporar en el Código Fiscal de la Federación (CFF).

Para el organismo empresarial, aunque es “perfectamente entendible” el combate a la evasión y a la elusión fiscal, lamentó las acciones que se aprobaron.

El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, señaló que la iniciativa dará nuevos dientes.

"Las autoridades fiscales tendrán nuevos dientes con los que se vuelven inquisidores de los contribuyentes, sobre todo, cuando éstos decidan realizar la planificación fiscal internamente".Gustavo de Hoyos

Abundó que también pone en peligro la profesión de intermediación fiscal de quienes asesoran a las empresas y otros tipos de contribuyentes para diseñar un conjunto de acciones que les permita enfrentar las cargas tributarias con mayor eficiencia.

En la lucha contra la evasión fiscal se busca reducir las pérdidas multimillonarias que esa práctica produce cada año al Gobierno.

De acuerdo con el Título Sexto sobre la Revelación de Esquemas Reportables, los asesores fiscales están obligados a reportar ante el SAT las estrategias que recomienden a sus clientes para que éstos obtengan beneficios fiscales.

Esa planeación o conjunto de actos jurídicos que implementarán deben ser revelados previamente a la autoridad fiscal y solicitarle la opinión favorable.

Para el líder de Coparmex, lo anterior "viola el principio del secreto profesional y del derecho a la intimidad, que protege civil y penalmente a médicos, abogados y asesores".

Advirtió que los asesores fiscales acceden a datos e información del orden privado y "deben mantener en secrecía para proteger las actividades de sus clientes".

"Ahora el SAT, reconvertido en una especie de juzgado, podrá calificar la estrategia como positiva o declararla ilegal, en un proceso que puede prolongarse hasta los ocho meses".Gustavo de Hoyos
0
comentarios
Ver comentarios