TransCanada dice que volverá a solicitar permiso para construir Keystone XL

Toronto (Canadá), 27 feb (EFE).- La empresa canadiense TransCanada anunció hoy que volverá a pedir permiso a las autoridades estadounidenses para la construcción en el norte de EE.UU. del controvertido oleoducto Keystone XL que transportará crudo de Canadá hasta el Golfo de México.

La empresa canadiense también dijo a través de un comunicado que ha decidido iniciar la construcción de la parte meridional del oleoducto, que no necesita de la aprobación de la Casa Blanca, como un proyecto independiente.

El tramo meridional, denominado ahora Proyecto Gulf Coast, tiene un presupuesto de 2.300 millones de dólares estadounidenses y TransCanada dijo que espera que esté en funcionamiento a mediados o finales de 2013.

Tras el anuncio de TransCanada, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que aplaudió la decisión de la empresa de iniciar la construcción del Proyecto Gulf Coast, desde la localidad de Cushing, en el estado de Oklahoma, hasta el Golfo de México, donde se encuentran las instalaciones que refinará el crudo canadiense.

"Apoyamos el interés de la compañía en proceder con este proyecto que ayudará a resolver el cuello de botella que existe en Cushing y que ha sido provocado en gran medida por el aumento de la producción doméstica de petróleo" dijo la Casa Blanca.

Pero la Casa Blanca se mostró más fría con respecto a la decisión de TransCanada de solicitar un nuevo permiso para construir un oleoducto desde la frontera canadiense hasta la Steele City, en el estado de Nebraska.

"TransCanada advirtió al Departamento de Estado de su intención de remitir una nueva solicitud para el segmento transfronterizo de Keystone XL" dijo la Casa Blanca.

"La decisión de enero del presidente (Barack Obama) en ninguna forma prejuzgó futuras solicitudes. Nos aseguraremos que cualquier proyecto recibe la importante valoración que se merece y basaremos la decisión de proporcionar el permiso en la terminación de esa revisión", añadió la Casa Blanca.

Obama decidió retrasar la concesión del permiso de construcción del tramo transfronterizo de Keystone XL para evaluar rutas alternativas a la propuesta inicialmente por TransCanada y que atravesaba la zona de Sandhills, un área considerada "ambientalmente sensible".

Numerosos grupos medioambientales en Canadá y Estados Unidos se han opuesto a la construcción de Keystone XL, que a su vez tiene el apoyo de algunos de los principales grupos industriales de ambos países, al considerar que el oleoducto plantea graves riesgos medioambientales.

El presidente de TransCanada, Russ Girling, dijo a través de un comunicado que la empresa espera que Estados Unidos procese rápidamente la nueva solicitud de Keystone XL "una vez que se determine/mv la nueva ruta en Nebraska" que evitará Sandhills.

0
comentarios
Ver comentarios