Jameneí repite que participar en comicios es bofetada a potencias hegemónicas

Teherán, 29 feb (EFE).- El líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jameneí, insistió hoy en que una participación masiva en las elecciones legislativas del próximo viernes en su país será una "bofetada" para las "potencias hegemónicas", en referencia a Estados Unidos y los países occidentales, que considera sus enemigos.

En unos comicios sin confrontación ideológica ni programa de los candidatos, que casi no han hecho campaña, el enemigo exterior es el aglutinante para reclamar la participación: "La nación iraní demostrará su firme voluntad de combatir al enemigo con una participación masiva", dijo Jameneí, según la agencia oficial, IRNA.

"La masiva participación de la gente en las elecciones generará un Parlamento más poderoso", agregó Jameneí, que invitó a los iraníes a mandar a la Cámara "gente adecuada y honrada", que antes de entrar en las listas es seleccionada por el poderoso Consejo de Guardianes, segundo organismo de poder en el país.

Según sondeos difundidos por medios iraníes, cuyos datos técnicos y procedencia no se han precisado, se espera una participación del 57 por ciento en el conjunto de Irán y un 37 por ciento en Teherán en los novenos comicios legislativos que se celebran desde la creación de la República Islámica en 1979.

Jameneí dijo, en cualquier caso, que la escasa participación en las elecciones presidenciales estadounidenses "no es comparable" a la participación de los últimos comicios celebrados en Irán.

Insistió el líder religioso iraní en que Irán es el modelo para el mundo musulmán y apuntó que EEUU, Occidente e Israel quieren frenar su marcha, que en su opinión ha inspirado la "primavera árabe", a la que el régimen de Teherán denomina "despertar islámico".

También el presidente, Mahmud Ahmadineyad, en declaraciones recogidas por IRNA, pidió la participación masiva en los comicios para elegir un Parlamento "que ayude a la construcción y el progreso del país".

Ahmadineyad, cuyo entorno se ha visto acosado por los seguidores del líder, que lo califican de desviacionista del régimen islámico, indicó que tomar parte en las elecciones es una "responsabilidad social colectiva" y que el legislativo es decisivo en la administración de los asuntos del Estado.

El líder de la actual legislatura del Parlamento, la octava de la Revolución Islámica, Alí Larijaní, alineado con Jameneí y considerado líder de los principalistas y rival de Ahmadineyad, dijo que la próxima Cámara debe incluir todas las tendencias.

En su opinión, "el líder supremo se opone con firmeza a que el Parlamento quede monopolizado por una sola corriente", del sistema islámico.

También dijo que la "unidad interna" es parte del mecanismo que refuerza la resistencia del régimen islámico frente a "los complots urdidos por los enemigos", siempre en referencia a Israel, EEUU y otros países occidentales.

Lariyaní instó a los candidatos que eviten una campaña de desprestigio y difamación a sus rivales políticos: "Preferir una persona o grupo no debe llevar a la destrucción de otra facción, porque todas tienen aspectos positivos".

Con la mayor parte de los reformistas del régimen marginados de estas elecciones y los seguidores de Ahmadineyad cercados por los seguidores de Jameneí, los principalistas esperan copar la gran mayoría de los 290 escaños.

Sin embargo, Ahmadineyad y sus seguidores han hecho una larga e intensa precampaña en provincias y en las zonas rurales, lo que esperan que les depare una representación sustancial en la Cámara.

0
comentarios
Ver comentarios