Sigue en Chicago disputa por cierre de escuelas de bajo rendimiento

Chicago, 27 Feb (Notimex).- La polémica sobre el cierre y reestructura de 17 escuelas públicas continuó este fin de semana con la intervención del reverendo Jesse Jackson, que calificó la medida como un ?apartheid? en la educación.

Asimismo, el director de los planteles públicos, Jean-Claude Brizard, defendió la acción en el púlpito de una iglesia.

El viernes, el reconocido defensor de los derechos civiles dijo que pediría al Departamento de Justicia estadunidense investigar las desigualdades en el sistema educativo público de Chicago.

Agregó que éstas han afectado a estudiantes afroestadunidenses y latinos, y calificó las recientes acciones como un ?apartheid?, en relación al sistema de segregación racial que existió en Sudáfrica en el siglo pasado.

El domingo pasado Brizard, director de Escuelas Públicas de Chicago, (CPS) defendió el cierre y reorganización de planteles al hablar ante cientos de feligreses en la iglesia Apostólica de Dios, en el sur de la ciudad.

Dijo que ?ya no podemos aceptar para nuestros estudiantes un sistema educativo que ha fracasado año tras año. Eso es exactamente lo que ha sucedido durante décadas y tiene que parar?.

Posteriormente, el funcionario expuso a los medios de información que dejará que el reverendo Jackson lleve a cabo su amenaza de pedir una investigación federal.

Reiteró que las escuelas en disputa serán cerradas o reestructuradas porque ?ya tuvieron los recursos adecuados, pero no conseguimos el retorno de la inversión. Nuestros niños no están recibiendo lo que necesitan en materia de educación?.

El miércoles la junta de educación votó en favor de cerrar siete planteles, entregar el control de otros seis a la organización sin fines de lucro Academy for Urban School Leadership, y reestructurar otros cuatro.

Esto a pesar de las protestas de los padres de familia, maestros y simpatizantes del movimiento ?Occupy Chicago?, que los acompañaron en la ?ocupación? de una escuela y en un mitin frente a la casa del alcalde Rham Emanuel.

Brizard reprochó la afirmación del reverendo de que la educación pública en Chicago es segregacionista, ?¿Cómo puede ser un apartheid educativo?, cuando el 90 por ciento de los niños que atiende son de color negro y marrón (en referencia a los afroestadunidenses y latinos)?.

En su discurso, aseguró ante la feligresía afroestadunidense de la iglesia, que las buenas escuelas pueden hacer la diferencia en el futuro de los jóvenes, ?me niego a aceptar excusas de cualquier escuela que está fallando para educar a sus estudiantes, y ustedes también deben hacerlo?.

El pastor de la iglesia, Byron Brazier, lo apoyó.

En tanto, los padres de familia de las escuelas afectadas, en su mayoría afroestadunidenses y latinos, así como los maestros y activistas simpatizantes, promueven en el congreso del estado una ley que frene durante un año el cierre y reorganización de las 17 escuelas, mientras se buscan formas para mejorar su calidad educativa.

NTX/FIR/RMB

0
comentarios
Ver comentarios