Enfrentará Alemania en el G-20 en México críticas y demandas

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 24 Feb (Notimex).- El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, enfrentará críticas y demandas por parte de diversos países del Grupo de las 20 mayores economías del mundo (G-20), que se reunirá el fin de semana en la capital mexicana.

Países de ese foro demandan que se establezca un cortafuegos más elevado para proteger a la zona del euro. El gobierno alemán, que tiene gran peso actualmente en el plano europeo por ser la economía mas potente y consolidada de la región, se opone a ello.

El cortafuegos al que se refieren es el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE) para apoyar a los países con elevadas deudas públicas que tienen problema para conseguir financiamiento.

Para ese Mecanismo están previstos 500 mil millones de euros, pero países del G-20 e instituciones financieras multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) demandan que esa cantidad sea más grande.

Dentro del grupo de 17 países de la Unión Monetaria de Europa no hay pleno acuerdo sobre el camino acertado a seguir. El comisario europeo de Política Monetaria, Olli Rehn, renovó esta semana sus presiones sobre Alemania para que aporte más dinero al MEE.

Los partidos del gobierno, la Unión Demócrata Cristiana y el Liberal, ya señalaron que no aceptarán en el Bundestag (parlamento) el incremento de los fondos del MEE más allá de lo que ya está previsto.

El gobierno de la canciller Angela Merkel quiere que el FMI defina primero cuánto financiamiento va a destinar al MEE y si éste asciende a 13 mil millones de euros, entonces habría más probabilidades de que Alemania aporte alrededor de 36 mil millones de euros.

Estados Unidos, por su parte, se niega a que se eleve el financiamiento de que dispone el FMI y considera que en esta ocasión le toca a Europa.

El tema central del encuentro de ministros de Finanzas del G-20 en la Ciudad de México de este fin de semana tiene el objetivo de decidir el aumento de recursos para el FMI.

El desacuerdo, sin embargo, prevalece entre los países del grupo.

Schäuble asumirá la posición de que el salvamento de Grecia y el proceso de estabilización de las otras economías europeas altamente endeudadas, va avanzando. Pero de eso ni siquiera en Alemania hay certeza de que se pueda hablar de progresos.

El FMI pidió en enero a los países miembros que incrementen el financiamiento de esa institución de forma que disponga de 600 mil millones de dólares, y con ello esté en condiciones de reaccionar en caso de emergencia en las crisis internacionales.

En la actualidad dispone de 386 mil millones de dólares para abrir líneas preventivas de crédito.

Esos recursos, sin embargo, no están previstos sólo para ayudar a la Europa en crisis, sino a todos los países de la comunidad internacional que estén en riesgo de caer en una crisis financiera.

Los países de la Unión Monetaria se proponen aportar al FMI líneas de crédito por 150 mil millones de euros, de los cuales Alemania aportaría 41 mil 500 millones. Estados Unidos ve a Europa en obligación de hacerlo porque es la región protagonista de la crisis.

La posición de Estados Unidos la comparten otros países del G-20, así como el Banco Central Europeo. Pero Alemania está en contra de aumentar el financiamiento del MEE más allá de los 500 mil millones de euros que ya fueron definidos.

Ese será un tema sobre el que, según estiman medios especializados en Alemania, no se logrará un acuerdo claro en México este fin de semana.

Los ministros de Finanzas del G-20 se volverán a reunir en abril próximo para preparar la recta final de la Cumbre de jefes de Estado y de gobierno del G-20 en junio entrante en México.

Antes de salir de Alemania, Schäuble manifestó que no descartaba un tercer paquete de ayuda para Grecia cuando venza el segundo, lo que está previsto para 2014.

El Bundestag realizará la votación sobre el segundo financiamiento de asistencia a Grecia el lunes próximo.

Lo que está a discusión es si los 24 mil 400 millones de euros que todavía no se aportaron y que estaban previstos para el primer paquete, se paguen de todas formas y se sumen al financiamiento del MEE, que está acordado hasta el momento en 500 mil millones de euros.

El gobierno alemán, en cambio, señala que esos 24 mil 400 millones de euros deben ser obtenidos por el fondo europeo de salvamento en los mercados de capitales. Los partidos políticos de oposición, por su parte, están de acuerdo con el incremento del cortafuegos.

El tema es de central importancia para Europa y Merkel pronunciará el lunes ante el Bundestag antes de la votación, una declaración de gobierno al respecto.

NTX/OB/JGN/

0
comentarios
Ver comentarios