Mueren 52 personas en distintos ataques en Siria y hallan 18 cadáveres

El Cairo, 24 feb (EFE).- Al menos 52 personas murieron hoy en distintos ataques de las fuerzas de seguridad sirias, mientras que fueron hallados 18 cadáveres en la provincia de Hama, coincidiendo con la celebración en Túnez de la conferencia de "Amigos de Siria".

El grupo opositor Comités de Coordinación Local (CCL) informó en un comunicado de que la ofensiva más cruenta fue lanzada de nuevo contra los bastiones opositores de Homs, donde murieron 16 personas, y Hama, donde perecieron doce y se encontraron 18 cuerpos.

El resto de víctimas se registraron en la provincia nororiental de Hasaka (diez), en las septentrionales de Idleb (seis) y Alepo (cuatro), en la meridional de Deraa (tres) y en la oriental de Deir el Zur (una).

La ciudad de Homs, asediada desde principios de mes, continúa siendo el blanco de los bombardeos de las tropas leales al régimen de Bachar al Asad, que han dejado centenares de víctimas y hace dos días causaron la muerte de dos periodistas extranjeros.

Los CCL señalaron que, desde primera hora de la mañana, se reanudaron los ataques contra varios barrios de la ciudad, en especial contra el de Baba Amro, el más castigado por la ofensiva.

La situación en Homs es crítica, según los opositores, que advierten de la escasez de alimentos y medicinas básicas, y del corte de las comunicaciones y la electricidad.

Las manifestaciones en apoyo a la población de Baba Amro se han extendido hoy por las provincias de Idleb, Alepo, Deir el Zur y en localidades de los alrededores de Damasco. Varias marchas fueron reprimidas con violencia por las fuerzas del orden.

En cuanto a Hama, los grupos opositores denunciaron que los 18 cadáveres, de los que cinco pertenecen a una misma familia, fueron encontrados en la localidad de Jatab y por el momento la mayoría está sin identificar.

De la familia, que eran campesinos y trabajaban en la granja de Ein Yari, se hallaron los cuerpos del matrimonio, de una niña de 13 años, de un niño de 7 y de un bebé.

En Hasaka, donde fallecieron diez personas, las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra grupos de manifestantes que se congregaron tras el rezo musulmán del mediodía.

Además, las fuerzas del régimen irrumpieron en dos aldeas de la zona de Yabal al Zauya en Idleb, cerca de la frontera con Turquía, y prendieron fuego a varias viviendas, entre ellas la del comandante en jefe del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Riad al Asaad.

Esta nueva jornada de violencia se produce el mismo día en que la reunión de "Amigos de Siria" busca en Túnez avanzar hacia la resolución del conflicto, que ha causado más de 8.500 muertos, según los grupos de la oposición siria.

0
comentarios
Ver comentarios