Yerno del Rey de España se declara inocente de corrupción

El yerno del rey de España Iñaki Urdangarin, hombre de negocios y  medalla olímpica, llegó el sábado a pie al tribunal de Mallorca, en las islas  Baleares, para prestar declaración ante un juez por

Palma de Mallorca.- El yerno del rey de España Iñaki Urdangarin, hombre de negocios y medalla olímpica, llegó el sábado a pie al tribunal de Mallorca, en las islas Baleares, para prestar declaración ante un juez por un caso de corrupción.


"Comparezco hoy para mostrar mi inocencia, mi honor, mi actividad profesional. Durante estos años yo he ejercido mis responsabilidades, he tomado decisiones de manera correcta y con total transparencia", declaró a los periodistas con su rostro tenso.

"Mi intención en el día de hoy es aclarar la verdad de los hechos. Estoy convencido que la declaracion de hoy contribuirá a mostrarlo", añadió.

El duque de Palma, esposo de la infanta Cristina, la hija menor del rey Juan Carlos, es sospechoso de desviar dinero de fondos públicos.

Iñaki Urdangarin llegó a pie al tribunal, como un simple ciudadano, sin embargo, es el protagonista, por pertenecer a la familia real, junto con varios de sus socios de desviar dinero ingresado en el Instituto Noos, una sociedad de mecenazgo que presidió entre 2004 y 2006, por las autoridades regionales de Baleares y de Valencia para organizar acontecimientos deportivos.


La investigación es sobre "falsificación de documentos, desvío de fondos públicos y fraude", precisa la documentación del caso.


Las sumas en juego no se conocen. Pero según Eduardo Inda, de la redacción del diario El Mundo que investiga el caso, "17 millones de euros" podrían haberse volatilizado entre las actividades de Urdangarin y de su ex socio, Diego Torres, ya inculpado.

Desde hace años se perfilaba el escándalo. En 2006, el Rey ordenó a su yerno abandonar la presidencia de Noos. Urdangarin aceptó entonces un cargo en el gigante de las telecomunicaciones, Telefónica, que lo lleva a Washington, donde reside desde 2009 con la infanta Cristina y sus cuatro hijos.

El escándalo arroja un velo de sospecha que tiñe la imagen de una monarquía en la que se perfila la transición entre el rey Juan Carlos, de 74 años y el príncipe heredero, Felipe de Borbón.

"Es una situación preocupante que ha ido creando un malestar, una sensación de inquietud social porque realmente afecta a la primera institucion de este país, a la primera familia de este país, a la Corona", sostiene Pilar Urbano, especialista y biógrafa de la familia real.

0
comentarios
Ver comentarios