Altar de muertos: Elementos que no pueden faltar, significado y tradición

altar de muertos elementos tradicion
Elementos que no pueden faltar en un altar de muertos, según la tradición mexicana.Diego Simón Sánchez / Cuartoscuro.

El altar de muertos es una tradición mexicana que se une a la de otras culturas con un mismo objetivo: honrar la memoria de nuestros seres queridos.

No hay país que respete y disfrute tanto la muerte como México. Y quizá no haya fecha más hermosa y representativa para nosotros como el Día de Muertos, así se trate de una tradición que no necesariamente es 100 por ciento prehispánica.

Eso es lo de menos si durante años nos hemos apropiado de su origen convirtiéndolo en un encuentro de dos mundos; los vivos y los muertos. Una corta oportunidad de volver a convivir con los seres que ya no habitan esta Tierra, pero que en definitiva no hemos olvidado.

El altar de muertos es una tradición mexicana que se mezcla con otras culturas.Martín Zetina / Cuartoscuro.

 

Los mexicanos amamos la muerte porque vivimos con ella

Algo debimos haber aprendido de Nezahualcoyotl, el rey poeta que en sus textos hablaba de la muerte como el destino que todos tenemos asegurado, al cual ni pobres ni ricos pueden escapar. De hecho es su poesía el primer registro de una calaverita en México.

"Las calaveras azucaradas y los panes con forma de hueso son tradiciones que provienen de la Europa medieval, y son costumbres católicas y profundamente jesuitas"Elsa Malvido, investigadora del INAH.

Pero más atrás, los mexicas, mayas, purépechas y totonacas, veneraban a sus muertos al final del ciclo agrícola del maíz, y creían que las almas debían pasar por distintos obstáculos para al fin encontrarse en el Mictlán con Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, el señor y la señora de los muertos. Allí y con ellos descansarían por toda la eternidad. 

 

Flor de cempasúchitl, el elemento decorativo más usado  

Lo que sucedió fue que las culturas se mezclaron de la siguiente manera: En el siglo X, en Francia, el Abad de Cluny rescató la celebración en honor a los macabeos para el 2 de noviembre y dispuso del día anterior para honrar a los santos y mártires anónimos. Desde entonces se dispone de un altar en el que se exhiben las reliquias de los santos.

Por otra parte, los sacerdotes celtas agregaron los platillos favoritos de cada difunto para que así pudiera llegar a su destino a través del olfato. Y sin embargo, las flor de cempasúchitl resultó ser el elemento decorativo más utilizado a lo largo del tiempo.

Su significado es hermoso: los mexicas la usaban por su color intenso que recordaba a los rayos de Sol, con la esperanza de que transmitiera calor a los muertos, y su olor los guiara en el camino. Asimismo, el surgimiento de esta flor era el indicativo de que la cosecha estaba lista, y esa alegría también se compartía con los muertos.

 

Elementos que no pueden faltar en un altar de muertos 

Copa o incienso: era sagrado para la cultura prehispánica, pues la ofrenda para los difuntos no sólo es algo que se ve, sino que también se huele. Su humo simboliza el paso de la vida a la muerte.

Vaso de agua: es súper importante porque sirve para calmar la sed del espíritu, según explica el historiador Carlos Castañón Cuadros.

4 velas: se prenden cuatro velas principales formando una cruz orientada a los cuatro puntos cardinales. Sus llamas representan la ascensión de los espíritus.

Papel picado: el papel picado además de ser una tradición mexicana, simboliza la vida. Pero como extra, la combinación entre morado y amarillo es el reflejo de la unión entre la vida y la muerte.

 

Lienzo blanco: representa la pureza y el cielo.

Frutas: son la ofrenda que nos brinda la naturaleza. Generalmente son cañas de azúcar, naranjas, tejocotes y jícamas.

Fotografía de los difuntos: esta es una tradición que busca recordarle al difunto su cuerpo físico y que su paso por la Tierra no ha sido olvidado.

Comida: como lo mencionamos anteriormente, la idea de que el altar de muertos no sólo se ve bonito, sino que se huele, ayuda a que los difuntos lleguen a su destino guiados por el aroma de sus alimentos favoritos.

En cuanto a los niveles:

Los inferiores representan el inframundo y el nivel terrenal.

Los superiores son, por el contrario, el ascenso celestial, el transito del espíritu al más allá.

0
comentarios
Ver comentarios