Emilia Clarke revela que estuvo a punto de morir mientras rodaba Game of Thrones

Emilia Clarke
Emilia ClarkeTomada de video/HBO

“El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea, un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal [...]. Tuve un aneurisma, una ruptura arterial”, indicó.

Cuando se trata de Game of Thrones, es imposible dejar de hablar de Daenerys Targaryen, un personaje inspirador por su capacidad de sobreponerse a las peores circunstancias y convertir sus debilidades en fortalezas. Esta situación parece haber trascendido a la vida de Emilia Clarke, actriz que da vida a la también conocida como  Khaleesi, pues reveló que durante el rodaje de la primera temporada de la serie, estuvo a punto de morir por un aneurisma cerebral.

Puedes leer: Llorarás con el trailer del final de Game of Thrones

Todo comenzó tras el rodaje de la primera temporada de Game of Thrones, a principios de 2011. 

Esto, sumado a la presión de haberse convertido en un modelo a seguir -pues ya era común ver en la calle a chicas que estaban adoptando el look de Daenerys- le generó un enorme estrés que la llevó a preocuparse más por su apariencia física y contratar a un entrenador personal.

El dolor le taladraba la cabeza al grado de que prácticamente perdió el sentido y fue necesario pedir una ambulancia. Ya en el hospital, le practicaron una resonancia magnética que reveló algo inesperado.

La actriz destacó que más tarde supo que este tipo de padecimientos mata a una de cada tres personas que lo sufren, ya sea de forma inmediata o poco después. 

Recomendamos: ¡Confirmado! El final de Game of Thrones durará hora y media

Después del procedimiento, los médicos le informaron que habían encontrado un segundo aneurisma que necesitaba ser monitoreado.

Clarke narró que durante su estancia en un hotel en Londres, durante una gira publicitaria, pensó que ya no podía seguir, ni pensar, ni respirar, y mucho menos tratar de ser encantadora. 

Después de todo eso, los médicos le confirmaron que necesitaba una segunda operación, pero esta vez le abrieron el cráneo para un procedimiento muy doloroso, que resultó fallido y requería una nueva intervención inmediata si quería seguir viviendo.

La actriz reconoció que a pesar de que le preocupaban las cicatrices en su cabeza, su mayor inquietud eran las pérdidas cognitivas o sensoriales que podría tener.

Toda esa experiencia, de la que dice ya está recuperada al cien por ciento, la llevó a trabajar con una asociación benéfica de Reino Unido y Estados Unidos denominada “SameYou”, que brinda tratamiento a personas que se recuperan de lesiones cerebrales. 

0
comentarios
Ver comentarios