Fisco da nuevo golpe al fútbol argentino

El organismo recaudador de impuestos de Argentina emplazó al viernes a los clubes del fútbol para que clarifiquen los últimos fichajes, muchos de los cuales están bajo sospecha por presunta evasión fiscal y lavado

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) les dio un plazo de 10 días a las instituciones para informar sobre los pases de los jugadores y además estableció un régimen de control fiscal de las transferencias.

 

Por si esto fuese poco, anunció la creación de una denominada lista de "Paraísos Deportivos", que será integrada por clubes del exterior y de la cual por ahora no hay nombres, según una resolución de la AFIP convertida en ley al ser publicada este viernes en el Boletín Oficial argentino.

 

Esa nómina, dijo el ente recaudador, será formada con los clubes que hayan intervenido o intervengan en los fichajes de jugadores que no hayan sido formados deportivamente en sus divisiones inferiores, o que no hayan jugado profesionalmente al menos una temporada en torneos oficiales locales para dicha entidad.

 

La intención de la AFIP es que los pases de jugadores se realicen directamente entre los clubes, y no con triangulaciones en la que intervienen clubes de segunda línea de Chile y Uruguay, principalmente.

 

El organisno recaudador sospecha que hay evasión de impuestos y un aparente lavado de dinero en pases de jugadores que fueron comprados a equipos del exterior donde nunca actuaron.

 

La AFIP dio a conocer el martes dos casos emblemáticos de pases envueltos en supuestas irregularidades: el del defensor Jonathan Bottinelli a River Plate y del volante Ignacio Piatti a San Lorenzo.

 

A pedido de la AFIP, ambos futbolistas fueron inhabilitados para jugar en el torneo Inicial por decisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), hasta que se aclare la situación.

 

Bottinelli jugó la última temporada en San Lorenzo y en junio quedó en libertad de acción. Sin embargo, según los registros de la AFIP, River le compró al club Unión San Felipe de Chile el 60% de los derechos económicos del defensor a cambio de 1,7 millones de dólares.

 

El zaguero nunca jugó en Chile. La AFIP dijo que "se sospecha que se llevó a cabo una maniobra de opacidad fiscal que permitiría ocultar los verdaderos valores de transacción así como los intervinientes en la misma". Esa sospecha se nutriría de varios ingredientes: el contrato de Bottinelli prevé una transferencia de fondos a un banco ubicado en Miami; Unión San Felipe podría tener lazos comerciales con firmas constituidas en las Islas Vírgenes y el club chileno pertenecería a inversores argentinos, según la AFIP. Piatti, por su parte, vistió la camiseta del Lecce de Italia el último año y también quedó libre en junio.

 

Pero en su contratación a San Lorenzo figura como procedente del club Sud América de Montevideo, Uruguay. El argentino Vicente Celio, presidente de Sud América, dijo que todo lo que hace su club está dentro del marco legal. "Yo no evado impuestos, pago en Uruguay", dijo Celio al deportivo Olé de Argentina del jueves. "El fisco uruguayo no es b.. (crédulo). No es evasión; las palabras claves son seguridad jurídica".

 

Explicó que los jugadores que pertenecen a grupos empresarios tienen que ser anotados en un club, porque las personas no pueden tener sus derechos federativos. "Y como en Argentina no se puede, lo hacen acá y por ese servicio nos entra un dinero", subrayó el dirigente.

Lo que impugna la AFIP es la forma en la que se realizan las transferencias utilizando clubes de Chile y Uruguay como puente para presuntamente evadir impuestos y/o lavar dinero. En Argentina por cada compra o venta de un jugador se paga un 24.5% por pase, mientras que en Chile y Uruguay esa cifra sería sensiblemente menor. La AFIP sospecha que hay varios casos similares y al parecer se aprestaba a hacer el viernes nuevos anuncios al respecto.

 

Por ahora el fútbol no peligra y el sindicato de futbolistas no reaccionó, aunque se dice que podría hacerlo si hay nueva inhabilitaciones de jugadores..

 

Este tipo de operaciones de triangulación de futbolistas es moneda corriente en Argentina, ya que al menos se conocen decenas de casos en las últimas dos décadas. Esta historia tuvo uno de los episodios más resonantes en 2006, cuando River Plate transfirió a Gonzalo Higuaín al Real Madrid de España, donde actualmente es compañero de Cristiano Ronaldo.

 

"Pipita" Higuaín recaló en el Real pero previamente firmó un contrato con el Locarno de Suiza, donde no jugó ni siquiera un partido. La triangulación de clubes es un artilugio que suelen utilizar grupos inversores para vulnerar una regla de la FIFA que les prohíbe tener la propiedad de jugadores.

 

Al parecer también para evadir impuestos. Este escándalo estalla justo cuando el fisco argentino ha endurecido los controles contra la evasión. Entre otras medidas, los contribuyentes están obligados a pedir autorización a la AFIP antes de comprar divisas para viajar.

 

También se les obliga a reportar el pago de cuotas de colegios privados y de servicios de salud que superen un determinado valor, mientras los supermercados deben informar a la AFIP sobre compras por encima de los 200 dólares.

 

El gobierno, a su vez, ha aumentado la presión sobre el fútbol a partir de la millonaria inversión que le destina anualmente para explotar los derechos de televisión de los partidos de primera y segunda división. Además, la presión del fisco hacia los clubes, representantes y empresarios de jugadores se redobla cuando la violencia en el fútbol dentro y fuera de las canchas no se detiene.

 

Una reciente muestra de ello es que el mítico estadio La Bombonera, de Boca Juniors, fue clausurado el jueves por una fecha debido a que fanáticos de ese club lanzaron un cartel de publicidad sobre el banco de suplentes de Independiente, sin dar en el blanco. Ese episodio ocurrió un día antes en el empate 3-3 ante ambos equipos por la Copa Sudamericana.

0
comentarios
Ver comentarios