30 de noviembre de 2021 | 12:09
Opinión de Héctor Palacio

El Marx de la 4T y los Libros de Texto Gratuitos

Ilustradores y diseñadores, ¿cómo no ser retribuidos por su trabajo?; si se supone que lo gratuito son los libros.
Marx Arriaga
Compartir en

El desempeño de Marx Arriaga como funcionario de la 4T

Si por el título del presente texto el lector pensó en gente como Paco Ignacio Taibo II, Pedro Salmerón, Héctor Díaz Polanco, John Ackerman, etcétera (o en el próximo contenido de los libros de la Conaliteg), se equivocó, porque aunque desconozco la ideología del director general de Materiales Educativos de la SEP (transferido ahí desde la dirección general de Bibliotecas), me refiero en exclusiva a su nombre de registro civil (y acaso bautismal), Marx; Arriaga Navarro.

Y más que de su nombre hablo de su desempeño como funcionario del actual gobierno. Aunque no deja de llamar la atención se utilice como denominación del alguien el apellido del pensador e ideólogo alemán tan influyente en la historia tanto en su capacidad de análisis de la realidad como en las consecuencias destructivas de la aplicación errática de sus teorías (pensamiento o planteamiento inacabado del propio Karl) en la práctica política conocida como socialismo realmente existente. Porque es como llamar a otros Von Goethe López o Bach Pérez; o en Alemania, Villa Hitler o Cárdenas Merkel… En fin, digresión sin interés porque en cuestión de nombres, cada quien el suyo.

Marx Arriaga y los libros de texto...¿gratuitos?

Marx Arriaga es un funcionario público que ha estado involucrado en diversas polémicas (acusado de machismo por las feministas, de saber poco de bibliotecas cuando su cargo anterior, de su cercanía con la esposa del presidente, etcétera), mas sólo hablaré de la reciente, que ha tenido eco tanto en articulistas como en las redes sociales y en el ámbito de la profesión de los dibujantes, artistas gráficos y diseñadores mexicanos.

Sucede que la institución a cargo de Marx Arriaga y él mismo en twitter, lanzaron una convocatoria para ilustrar próximas ediciones de los Libros de Texto Gratuitos; lo cual es normal. El problema es que ofrecen solamente un reconocimiento, nada de pago a cambio del trabajo. Y es natural que esto haya generado una airada reacción del gremio de ilustradores y diseñadores, ¿cómo no ser retribuidos por su trabajo?; si se supone que lo gratuito son los libros.

La convocatoria: “¿Tienes algún talento artístico?, ¿te gustaría participar ilustrando los libros de texto?, ¿imaginas que uno de tus dibujos, fotografías, esculturas, se difunda en todo el país? Anímate y participa con nosotros ilustrando los Libros de Texto Gratuitos” 

Una cosa es la simpatía política y otra la actividad profesional.

Y si en mi caso he hecho la crítica al presidente López Obrador por presumir la contribución “gratuita” de los artistas que trabajan en la reformulación del Bosque de Chapultepec y que los artistas y gente del espectáculo que han actuado en sus eventos del Zócalo no cobran “un centavo” por sus actuaciones, cuanto más a la postura de Arriaga y la dirección general a su cargo. Porque una cosa es la simpatía política y los decenios de años de apoyo durante la lucha para llegar al poder transformador de México (esa sí, voluntaria), y otra la actividad de los profesionales del arte que merecen justa retribución. De hecho, muy bien harían los políticos de la llamada 4T en diferenciarse de sus colegas del pasado: de los artistas, ¡todo lo quieren gratis! De lo contrario, manifiestan un desdén al individuo creador.

En relación a la convocatoria, cito a El Universal: “De acuerdo con las bases, podrán participar artistas y artesanos, ilustradores, diseñadores gráficos, escultores, fotógrafos, grafiteros, dibujantes, pintores, artistas urbanos, infógrafos y cartógrafos, en categorías como dibujo e ilustración, escultura e instalación, fotografía, cartografía y varios como viñetas, novelas gráficas y narrativas visuales. Además, en los requerimientos técnicos se advierte que las obras podrían ser sujetas de ‘intervención’, por lo que deberán contar con la autorización de los autores.“…En la convocatoria se advierte que cada participante recibirá únicamente una constancia por sus materiales visuales, con valor curricular, por parte de la Dirección General de Materiales Educativos, así como un ejemplar del libro en el que aparezca su ilustración y su crédito. Y cederán a la SEP los derechos patrimoniales, que no morales. Los derechos morales comprenden los derechos de autor, los cuales son irrenunciables e inalienables” (31-03-21).

Francamente inaudito. Con toda razón los artistas gráficos y agrupaciones como la Sociedad de Tinta y la Asociación Mexicana de Ilustradores han expresado su rechazo a la convocatoria. Esta obtuvo una respuesta inequívoca en las redes: crítica contundente al desdén de parte del funcionario y la institución; o como lo plantea Adriana Malvido en su texto “Los ilustradores y la SEP”, rechazo al “desprecio a la excelencia profesional” (El Universal; 07-04-21).

Y los desdeñados fueron más contundentes en twitter; algunos ejemplos:

- La ilustración no es un hobby! es una profesión! #lailustracionsepaga !! ABUSIVO.

- Que ineptitud y falta de sensibilidad, es un pensamiento arcaico creer que es un privilegio participar actualmente en un proyecto gubernamental sin retribución.

- Regálame tu trabajo y te doy constancia de participación. La audacia.

- O como diría mi padre: la estupidez es audaz.

- Qué fácil es pedir apoyo gratuito cuando el Director General de Materiales Educativos de la SEP gana esto... con ese nombre yo hubiera esperado un poco de más apoyo a la ‘causa’ ($126,617.00; Sueldo Bruto Mensual).

- En el momento en que usted haga su trabajo a cambio de un diploma (y no 120 mil pesos al mes), con mucho gusto lo hacemos. No se trata de tener 'dones artísticos', se trata de que el arte y la ilustración son un trabajo y deben valorarse y pagarse como cualquier otro.

- Cuando hay que pasar a un WC público te cobran ¿no es así? $5, $10 dependiendo las condiciones. Lo mismo restaurantes, que “prestan” el baño si no consumes. Y nos piden ills prácticamente gratis ¿Entonces están diciendo que una meada suya vale más que nuestro trabajo?

- ¿Por qué van a regalar su trabajo? Esto de la austeridad ya se está pasando demasiado. #Constancia y #Pago #crédito ¿es demasiado pedir?

- Qué felicidad tener la oportunidad de participar en tan increíble proyecto, muero de ansias de mostrarle a mi casero la constancia y pagar con reconocimiento mi despensa.

- Ojalá también al resto de la logística involucrada en este proceso (impresores, distribuidores) lleguen y les digan lo mismo: "que les van a pagar con una constancia, recomendación de sus servicios y que deberían emocionarse por regalarles su esfuerzo". #lailustracionsepaga.

- Justo cuando me preguntaba a quién regalarle mi trabajo. Con la situación económica tan buena ya saben.

- Se llama Marx, que esperaban de alguien cuyos padres le ponen un apellido por nombre y peor de alguien tan huevón y mantenido como Karl Marx.

Mi frase favorita: “Que los artistas tengan sueldo y los políticos sean voluntarios”. No obstante, debe ser rechazada, porque si uno de esos voluntarios es el parásito Lozano Alarcón o Rosario Robles o son los prianistas acusados por Lozoya Austin por el caso Odebrecth, estamos ante robo garantizado.

No obstante, alguien hubo que ofreció su trabajo de manera voluntaria y a cambio del mero reconocimiento. Arriaga le contestó en twitter: “Disculpe... la redes se pusieron un tanto hostiles y me alejé unos días para reflexionar... ¿le parece comunicarnos por este medio, pero en privado?”.

“La cagó” Marx, el de la 4T 

Pero cómo no se van a poner hostiles los artistas e ilustradores. No sé si llegó a algún arreglo con el voluntario ofrecido, pero en realidad, “la cagó” Marx, el de la 4T (el otro, parcialmente, al no terminar su teoría y al obtener “triunfos” ahí donde no había condiciones industriales sino campesinas), para estar a tono con el nombre y el sentido comunitario del comunismo que implica el personaje al cual debe su bautizo, tuvo al menos que haber planteado: no hay presupuesto institucional en la SEP, pero dono un mes de mi magro y austero sueldo al ganador. 

Habría sido un éxito contundente.