5 de diciembre de 2021 | 21:20
Sorprendente

Perro con pata herida pide auxilio en veterinaria

El perro tenía un clavo enterrado en una pata y en la veterinaria le descubrieron un tumor maligno 
Perro callejero
Compartir en

Un perro en situación de calle (callejero) con una pata herida, llegó solo a una veterinaria ubicada en el municipio de Juazeiro do Norte, en Brasil, para que lo atendieran. Un video del hecho ha enternecido a usuarios de redes sociales.

En las imágenes es posible ver al perro asomarse a la veterinaria y después animarse a entrar, recargarse en una pared para descansar, y mostrar su pata, donde tenía un clavo enterrado. Y es allí cuando las personas que se encuentran en el mostrador lo atienden.

Perro con clavo enterrado en pata llega solo a veterinaria

El pasado 6 de marzo, un perro llegó cojeando y solo a una veterinaria de Brasil, y mostró su pata herida para que lo atendieran. En ella tenía un clavo enterrado, por lo que la médica Dayse Silva procedió a revisarlo debido a que el animal estaba sangrando.

"Llegó tranquilamente, mostró su pata y yo fui para ver qué pasaba y enseguida me di cuenta de que tenía sangrado en la región genital, pero había un problema mucho mayor: tiene un tumor venéreo transmisible"

Dayse Silva, veterinaria.

Tras las revisiones, la profesional se dio cuenta de que el perro además presenta un tumor maligno, motivo por el que lo someterán a quimioterapias y con la esperanza de que se cure, lo pondrán en adopción: "Es callejero, no tiene dueño. Vino aquí solo seguramente porque siguió el olor de otros animales", dijo la veterinaria.

Perro herido pide ayuda en farmacia y su agradecimiento conmueve al mundo

Un perro herido de una pata fue a pedir auxilio a una farmacia en Turquía. De acuerdo con lo que relataron diversos medios locales, el animal acudió por causalidad o con pleno conocimiento, al establecimiento que es atendido por Banu Cengiz, una joven farmacéutica que se ha dado a conocer por ayudar a animales heridos sin hogar que encuentra en su camino.

Fue la propia Banu quien contó que el perro se acercó a la puerta del lugar y se quedó parado ahí esperando a que alguien lo notara; entonces ella se acercó y se dio cuenta que tenía una herida en la pata derecha delantera.