Sorprendente

Mujer muere durante transmisión en vivo de 'youtuber' Reeflay Panini

Reeflay PaniniTomada de video

El 'youtuber' continuó transmitiendo y los espectadores pudieron observar el cadáver de la joven en el sofá

Una mujer murió durante la última transmisión en vivo del 'youtuber' Stanislav Reshétnikov, conocido como Reeflay Panini, luego de que este le echara gas pimienta y la sacara a la calle en ropa interior. La mujer falleció por hipotermia, según informan medios de Moscú.

Ahora, las autoridades rusas investigan el caso en el que incluso el 'youtuber' siguió transmitiendo y dejó que los espectadores observaran el cadáver de la mujer en el sofá. Los hechos ocurrieron el pasado 2 de diciembre y hasta el momento Reeflay Panini no ha sido detenido, pero sí acudió a declarar.

Los reportes apuntan a que tanto el 'youtuber' como otro amigo y la víctima, con quien mantenía una relación amorosa desde hace más de un año, pasaban el rato durante la transmisión, pero siguiendo los consejos de algunos usuarios, el responsable lanzó gas pimienta a Valentina Grigórieva, de 26 años, a manera de broma.

No obstante, el "juego" siguió y a pesar de que esta gritaba y pedía agua, Reeflay Panini la sacó a la calle en ropa interior y la chica permaneció así durante horas. Para cuando el 'youtuber' volvió a abrir la puerta, esta ya estaba inconsciente, por lo que la cargó y la puso en el sofá para después llamar a una ambulancia.

Le habrían ofrecido dinero para echarla a la calle

De acuerdo con información de Baza, a Panini le ofrecieron mil dólares (19 mil 876 pesos) para que expulsara a Valentina. Pero este dijo a los investigadores que la echó a la calle para que "no apestara" por una infección intestinal. El 'stream' fue interrumpido sólo después de que presuntamente un policía lo solicitara.

El video ya fue retirado de la web pero policías pudieron apreciar el momento en que Reeflay le pregunta a la mujer si está viva mientras cuenta a sus seguidores que ella no tiene pulso. Al respecto, el 'youtuber' confesó que se siente extraño, pero que piensa que no hizo nada malo y que esperará los resultados de la autopsia.