Héroe del LSD: Casi tira la casa del vecino para salvar a perro de incendio imaginario

Michel Orchard
Michel Orchard, héroe de incendio imaginario.Especial

Su mal viaje lo hizo estrellar su coche contra la valla del vecino, irrumpir en la casa y sacar al perro, para instantes después ser detenido.

La recreativa noche de Michel Orchard se vio interrumpida abruptamente, cuando se asomó a la calle y vio la casa de sus vecinos ardiendo en llamas. Entonces, no dudó en convertirse en héroe y hacer todo lo posible -como destruir media casa- para rescatar a sus habitantes, aunque sólo logró rescatar al perro.

El problema fue que toda esa tragedia sólo fue producto del mal viaje que le causó el LSD y su heroica hazaña lo llevó a prisión.

"Vio" la casa de su vecino en llamas y no dudó en acudir al rescate

Los hechos sucedieron en Halfmoon, en Nueva York. Orchard reconoció ante las autoridades que previo al desastre que causó en la vivienda aledaña, había ingerido una dosis de LSD que mezclo con Dextrometorfano (DXM), un fármaco utilizado en el jarabe para la tos.

Minutos después, se percató de que la casa de sus vecinos estaba siendo devorada por las llamas. En ese momento, corrió hacia la vivienda y golpeó insistentemente la puerta, intentando despertar a los habitantes. 

Tuvo que tomar medidas extremas

Como nadie le respondió, se vio obligado a tomar medidas extremas con tal de salvar sus vidas.

El hombre de 43 años regresó a su casa, se subió a su coche y lo estrelló contra la valla del vecino hasta tirarla. Entonces ya pudo acceder al domicilio y salvar al perro de la familia.

Instantes después llegaron elementos de la Policía y de inmediato detuvieron a Orchard, acusado por allanamiento de morada y puesto en custodia bajo fianza de 15 mil dólares (más de 285 mil pesos mexicanos).

En declaraciones recogidas por el Canal 13, un portavoz de la policía local dijo que Orchard pensaba haber realizado una acción heroica:

"Creía que la casa estaba en llamas y que estaba rescatando al perro”.Vocero de la Policía local.

El hombre fue acusado, además por allanamiento de morada, robo en segundo grado y tercer grado de conducta criminal. 

Pese a ello, días después, ya libre de las alucinaciones, se declaró culpable sólo del delito menor de conducta delictiva, así como de un cargo de desacato penal por delito grave no relacionado, en el Tribunal del Condado de Saratoga.

Con base en ello, fue puesto en libertad condicional provisional y, mientras su caso era resuelto, encargó una valla nueva para sus vecinos.

0
comentarios
Ver comentarios