Sorprendente

VIDEO: Entre lágrimas, enfermera narra agotadora y triste experiencia con el Covid-19

D'neil Schmall.@DneilUCLA1 / Facebook.

"Estoy cansada de entrar en habitaciones donde los pacientes están muertos", contó la enfermera. 

Los verdaderos héroes de esta historia son los médicos, enfermeras y todo el personal médico que lucha contra el coronavirus en momentos tan difíciles por la pandemia. Esta vez, un video publicado en Facebook muestra a una enfermera que llora al narrar su conmovedora experiencia.

D'neil Schmall.Tomada de Facebook.

Se trata de D'neil Schmall, quien labora en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Nueva York, Estados Unidos, donde afirma, ha tenido que caminar de entre 13 a 17 kilómetros diariamente, en un turno de 13 a 15 horas seis días a la semana. Pero además de la agotadora labor, lo más difícil para ella ha sido entrar en habitaciones y ver que sus pacientes han muerto.

Enfermera rompe en llanto al narrar experiencia contra el Covid-19

Entre lágrimas, la mujer de 35 años comentó que lloró más de una hora tras terminar su turno, hasta sentirse en calma como para registrar en video su relato. Según dijo, la gente cree que el personal médico es inmune a las sensaciones que provoca el coronavirus al estar acostumbrados a vivir entre enfermos, pero no es así, ya que también son humanos.

"Entras en una habitación y hay un cadáver allí. Estoy cansada de llamar a las familias y contarles esa noticia. Es realmente duro. Lloré todo el camino a casa, llegué y seguí llorando. Duermo de 4 a 5 horas, pero lo más difícil son todas las emociones tan crudas que esto nos está provocando".

De acuerdo con su narración, cada enfermero tiene entre 10 y 16 pacientes, además de que la mayoría de sus equipos de protección personal son de plástico y no tienen asesores para personal que se sienta abrumado por el dolor y el trauma del tratamiento de pacientes con Covid-19, lo que para D'neil Schmall es esencial ya que si ellos no están bien, ¿cómo podrán cuidar a otras personas?

"Siento que no tengo con quién hablar. No puedo llamar a mi madre porque estará preocupada por mí, nunca quiso que viniera aquí desde el principio. No puedo llamar a mis hermanas porque no quiero estresarlas... Este es el momento en que todos deberíamos tener compasión el uno por el otro y tratar de ser empáticos", finalizó.