viernes 26 de abril de 2019 | 12:02
Sorprendente

Muere por ataque de su mascota, una extraña ave gigante

Ximena Molina lun 15 abr 2019 17:32
Foto propiedad de: Wikipedia

Los casuarios tienen garras afiladas que parecen dagas y pueden medir hasta 10 centímetros.

Es verdad que tener una mascota es una de las cosas más hermosas que te pueden pasar en la vida, pero también hay que aceptar que hay de mascotas a mascotas y mucha gente se empeña en tener a algunas especies de animales que no son precisamente domésticos. 

Tal es el caso de un hombre identificado como Marvin Hajos que en su hogar ubicado en Alachua, Florida, tenía un casuario, una de las aves más peligrosas del mundo pues en sus garras tiene una especie de daga afilada que puede llegar a medir hasta 10 centímetros. 

Puedes leer: Captan a pájaro que picotea exclusivamente a hombres

El viernes de la semana pasada, los servicios locales de emergencias recibieron un llamado para atender a un hombre que había sido atacado por una de sus mascotas y estaba herido de gravedad. La víctima fue trasladada al hospital tan pronto como fue posible, pero desafortunadamente, perdió la vida a causa de las cortadas propinadas por el animal. 

Un ave exótica y peligrosa

Como ya dijimos, los casuarios son considerados una especie peligrosa, posición que se reafirmó cuando en 2017, National Geographic informó que se había descubierto un dinosaurio sumamente similar a esta ave originaria de Australia y Nueva Guinea. 

Recomendamos: Pese a estar acusado de dopar a los animales, continúa abierto el Zoo Luján

Los casaurios son la segunda ave más pesada, sólo superados por las avestruces y con sus garras pueden cortar a sus depredadores con sólo una patada; sin embargo, e experto en aves Eric Slovak explicó al Washington Post que son una especie pacífica que sólo ataca cuando se asustan y que no deben ser animales de compañía. 

Además, un estudio publicado por Journal of Zoology reveló que estos animales sólo atacan con más frecuencia a humanos que relacionan con sus alimentos; es decir, a los que alguna vez les han dado de comer. 

Por otro lado, el casuario es una especie algo diferente a las otras pues al momento de criar es el macho quien se encarga de empollar y cuidar a los polluelos por 9 meses antes de que estén listos para salir solos a mundo. Por su parte, la hembra puede aparearse con distintos machos y tener más de un nido a la vez.