IRREVERENTE

Les platico:

Lo sucedido en las primeras horas de este sábado en Nuevo León le restará cientos de miles de votos al MC y probablemente pierda la gubernatura de Jalisco.

Recuerden la alharaca que hizo Samuel en Guadalajara al lado de Enrique Alfaro.

La 2a carta que tenía Dante Delgado, se le cebó, pues Marcelo Ebrard le vendió el alma al diablo moreno hace menos de dos semanas.

Sin Samuel como candidato, al MC le queda:

1.- Sostener la bravata de Dante de ir solo en las elecciones presidenciales o

2.- Aliarse con Morena.

Ambas posibilidades enterrarían la credibilidad del movimiento naranja.

Si va solo con alguien desconocido, hasta el registro puede perder por las migajas de votos que alcanzaría en junio del año próximo.

Mariana Rodríguez no puede entrarle al quite pues por su edad no es elegible y a juzgar por su comportamiento no verbal de los últimos días, todo este desmadre ya la tiene hasta la madre.

¿Entonces?

Samuel tendrá que seguir peleándose con sus opositores del PRI y el PAN para seguir siendo gobernador.

Sí, pelearse, porque él no sabe negociar y además, los prianistas tienen en la mira el asunto de que el Secretario de Gobierno, Javier Navarro, admitió fuera del plazo legal, que Samuel retomaría el gobierno de NL, siendo que por tratarse ya del 2 de Dic. legalmente le correspondía asumir al interino nombrado por el Congreso local, el vice fiscal, Luis Enrique Orozco.

Otro “detallito” es que la publicación en el Periódico Oficial del Estado de la reculada de Samuel para volver a la gubernatura, NO TRAE FIRMAS.

Ni el infierno tiene hoy la furia de Samuel

Este chavo vendió sueños, pero no lo haría si no tuviera compradores.

Todos queremos a un mesías.

Todos queremos una píldora que sane todo.

No solo son las acciones conscientes, cobardes y malvadas de un hombre las que conducen a malos resultados.

También lo son la falta de acciones más allá de las leyes, las que tienen qué ver con la moral.

Samuel actuó intencionalmente y no le importaron los riesgos de arriesgar la credibilidad de un Estado, que costó más de 100 años construir.

Cajón de sastre:

Aunque Samuel soñaba en que su plan funcionaría, afronta ahora sinsabores, incertidumbres y reveses.

En el lío en que se ha metido, de muy poco le servirán sus dotes de influencer.

Es más, ni sumadas las de su esposa le bastará para salir bien librado.

Moraleja para la comunidad: siempre hay que actuar con cierta dosis de excepticismo.

Dedico esta columna a mi hija, la Dra. Ana Garza Maldonado, quien -como buena aspiracionista- vive y trabaja en Viena, casada con Fede, un austriaco de polendas que hoy la festejará en grande por su cumpleaños.