Joaquín López-Dóriga no tuvo de otra más que corregir la plana y reconocer que mintió sobre un video supuestamente editado con “simulador” del presidente AMLO y el tren al Aeropuerto Felipe Ángeles, en Santa Lucía.

López-Dóriga se tardó casi 2 días en reconocer su absurdo respecto a un “simulador” creado por el gobierno de AMLO para proyectar una realidad alterna sobre el nuevo aeropuerto.

Pese a reconocer la mentira del simulador, López-Dóriga aseguró que el tren a Santa Lucía ni siquiera se ha empezado a construir y volvió a pedir explicaciones por la “desaparición” que supuestamente ocurre en un momento de la grabación

La disculpa de Joaquín López-Dóriga fue más por el ridículo que hizo al asegurar que el presidente AMLO y todo su gabinete estaban dentro “simulador”, que por reconocer públicamente que su “crítica” fue un ataque de resentimiento sin sentido alguno.

CORRECCIÓN: No es un simulador. Pero afirma que “estamos ya en el tren del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles” y ese tren no existe. No han comenzado ni a construirlo. Y lo aun no explicado: ¿Por qué desaparece la imagen de dicho aeropuerto de la ventanilla? Pero no va en simulador

Joaquín López-Dóriga

¿Por qué López-Dóriga se presta a ese tipo de payasadas y no recuerda la responsabilidad que tiene como periodista?

Más allá de que alguien pudiera creer la teoría del simulador, lo que el “Teacher” hace es exhibirse como un comunicador en decadencia que hace hasta lo imposible por llamar la atención.

Si López-Dóriga ya lo reconoció, ¿por qué Felipe Calderón no?

Quien aún no recula es Felipe Calderón. Alguien que incluso aseguró que el video de AMLO en el tren era una “fake news” que valía para “Las mentiras de la Semana” en la conferencia mañanera.

No sorprende que Calderón se rehuse a reconocer públicamente sus calumnias. En otras oportunidades ya ha demostrado que jamás aceptará que miente como respira, a veces y sobre todo en Twitter, pero si su propia “fuente” ya se deslindó del simulador, ¿no tendría que hacer él lo mismo?

Durante una de las etapas más críticas de la pandemia, a mediados de 2021, Felipe Calderón llamó “remedios” a las vacunas Sputnik V y Cansino, con lo que sumó a toda la campaña de desprestigio en contra de esas fórmulas.

La calumnia de Felipe Calderón a Sputnik V y CanSino contribuyó a la especulación sin sentido en torno a la eficiencia y eficacia de esas vacunas. Una de las principales causas de los rebrotes de Covid-19 se atribuye a “la desconfianza” o “resistencia” que algunas personas siguen teniendo en contra de las vacunas.

¿Por qué un supuesto líder político como Felipe Calderón se sumaría a las mentiras en contra de la vacunación? Por la misma razón que acusó a AMLO de usar un simulador en Santa Lucía:

Ojalá Felipe Calderón reflexione y piense dos veces antes de tuitear cualquier vacilada nada más por convivir.