lunes 25 de septiembre de 2017 | 09:58
Nacional

Acuden a la CIDH por crimen contra ambientalista Mariano Abarca

Alejandro Pacheco / SDPnoticias.com mié 28 jun 2017 13:39
Foto propiedad de: Otros Mundos Asociación Civil

“La investigación del Estado mexicano se encuentra paralizada." denunció José Luís Abarca Montejo, hijo del dirigente ambientalista.

Ciudad de México.- Familiares del ambientalista chiapaneco Mariano Abarca Roblero, asesinado en 2009 presentaron una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para denunciar las omisiones del Gobierno mexicano al investigar este caso.

En conferencia de prensa, José Luís Abarca Montejo, hijo del dirigente detalló que a casi ocho años de ocurrido el crimen, el caso permanece impune pues los responsables fueron liberados y no existen nuevas líneas de investigación para localizar a los actores materiales e intelectuales del homicidio.

“La investigación del Estado mexicano se encuentra paralizada. Nuestra familia está indignada ante la ineficiencia, ineficacia y torpeza del sistema de procuración de justicia porque el Gobierno mexicano ha hecho caso omiso y se ha mostrado indolente a nuestro derecho a saber la verdad y niega la procuración de justicia” indicó.

Del mismo modo responsabilizo a la minera canadiense BlackFire por el deceso de su padre, pues dijo recibió amenazas de muerte por parte de trabajadores de la firma que realiza labores para extraer minerales en el municipio de Chicomuselo en San Cristóbal de las Casas.

Añadió que Abarca Roblero padeció un campaña de criminalización y hostigamiento, hechos por los que permaneció en prisión.

Dijo que de acuerdo con las indagatorias familiares, existió presión por parte de la compañía a legisladores para evitar alguna responsabilidad penal. 

Agregó que el ataque a su padre no es un hecho aislado pues existe  un patrón de comportamiento sistemático en el que los defensores del ambiente en México y América Latina son amenazado y hostigados.  

Mariano Abarca, dirigente de la Red Mexicana de los Afectados por la Minería (REMA) coordino manifestaciones para oponerse al funcionamiento de la compañía Blackfire, que realiza labores a cielo abierto en el municipio de Chicomuselo, ubicado en la Sierra Madre de Chiapas.

De acuerdo con la organización, los trabajos han causado graves problemas de contaminación del aire, ríos y suelos, además problemas de salud a los pobladores.