Internacional

Keith Raniere es condenado a 120 años en prisión

Keith RaniereTomada de video

Keith Raniere, líder de la secta NXIVM, pasará el resto de sus días en prisión

Keith Raniere, el líder de la secta NXIVM, fue condenado este 27 de octubre a cumplir 120 años en prisión por encabezar una red de tráfico sexual y trata de personas.

La sentencia fue pronunciada tras cinco horas de audiencia en la corte federal de Brooklyn. Un total de 15 víctimas ofrecieron su testimonio contra Keith Raniere, entre ellas, una mujer identificada como "Camila" quien contó que fue obligada a mantener relaciones sexuales con él siendo menor de edad.

"Yo era una niña (...) Me robó la juventud. Me manipuló para su propio placer. Esperaba que yo estuviese disponible sexualmente todo el tiempo""Camila"

Las otras víctimas de la secta NXIVM presentes en la audiencia lo describieron como un "depredador", un "monstruo", "un mentor sádico y patológico".

El fiscal pedía la cadena perpetua porque más allá de la gravedad de los hechos, Keith Raniere no mostró "ninguna empatía por sus víctimas". Por su parte, la defensa esperaba una pena de 15 años en prisión.

Si bien no se obtuvo la cadena perpetua, sí se consiguieron 120 años en prisión. "Los 120 años impuestos están a la medida de los horribles crímenes que cometió", dijo el fiscal Seth DuCharme tras la audiencia. 

¿Quién es Keith Raniere?

Keith RaniereTomada de video

Keith Raniere, de 60 años de edad, inició una carrera empresarial en los años 90 del siglo pasado con algunas compañías multinivel, también conocidas como piramidales, de venta de vitaminas y otros productos.

En 1998, fundó la compañía que años después cambiaría de nombre a NXIVM, para ofrecer cursos de superación personal y liderazgo empresarial. La estrategia era reclutar a personas reconocidas del entretenimiento y aprovechar su prestigio para vender sus talleres.

Fue así como varias figuras artísticas y empresariales se fueron asociando a NXIVM y, a medida que Raniere ejercía más y más influencia en sus vidas, terminaban dándole cantidades exorbitantes de dinero o involucrándose sexualmente con él.

Las técnicas usadas por NXIVM para obtener dinero fueron consideradas por las autoridades muy parecidas a los esquemas de las sectas religiosas, por lo que iniciaron a investigar a la compañía.

Así, se puso saber que muchos de los involucrados, quienes en un principio sólo tomaban los cursos pero rápidamente se volvían vendedores de los mismos o invertían en la empresa, estaban amenazados o eran retenidos contra su voluntad en el negocio.

Además, muchos conseguían a mujeres para el disfrute de Raniere, incluyendo a menores de edad. La hija de la actriz Catherine Oxenberg fue una de las víctimas de esta red de tráfico sexual.

Las ambiciones de Keith Raniere iban más allá e incluso tuvo un plan para involucrarse en la política y fundar la primera “república NXIVM” en México, lanzando a la presidencia a Emiliano Salinas, hijo de Carlos Salinas de Gortari, quien era uno de las principales figuras de la secta en México.

De hecho, cuando las autoridades de Estados Unidos estaban cerca de detener a Raniere, huyó a México y estuvo por mucho tiempo en este país, hasta que el gobierno local cumplió una orden de aprehensión en su contra con fines de extradición.