Internacional

Enfermera muestra su deterioro físico tras 8 meses de luchar contra el coronavirus

Enfermera@kathryniveyy / Twitter

"No tengo idea de lo que es ser enfermera en circunstancias normales", contó Kathryn

Una enfermera de nombre Kathryn mostró en una foto su deterioro físico tras 8 meses de luchar contra el coronavirus en un hospital de Tennessee, Estados Unidos. La foto publicada en Twitter expone el antes y el después de su rostro y ya cuenta con más de 925 mil corazones.

"Como empezó... como va", escribió la joven en el tuit donde también cuenta que apenas se graduó, le tocó enfrentarse a la realidad de la pandemia, trabajando en la primera fila contra el coronavirus, por lo que no tiene idea de lo que es ser enfermera en circunstancias normales.

En la foto de lado izquierdo se le ve el día de su graduación, y en la de lado derecho 8 meses después de luchar contra el Covid-19; cansada, con ojeras, bolsas en los ojos, despeinada y con la marca de la mascarilla en el rostro. Según cuenta, quería mostrar la diferencia que pueden hacer un par de meses y la realidad de ser enfermera en la pandemia.

"No le deseo esta enfermedad ni a mi peor enemigo porque es brutal. Por favor, comprendan que al protegerse están protegiendo a otros"Enfermera Kathryn.

Ante la divulgación del tuit, Kathryn explicó que ama su trabajo y que nunca pensó que su primer experiencia sería en plena pandemia, pero no hay nada más que quiera hacer pues cuidar a los más enfermos es un honor y valora mucho a sus pacientes. 

How it started How it's going pic.twitter.com/cg32Tu7v0B

— kathedrals🇺🇸 (@kathryniveyy) November 22, 2020

Asimismo, admite que se ha resignado a que la inminente llegada de las fiestas navideñas empeorarán la pandemia y los casos estarán en su peor momento, pero sólo desea que suceda pronto para que todo pueda terminar: "Hemos estado en modo de desastre todo el tiempo que he sido enfermera, sólo quiero que esto pase".

Finalmente, su foto se convirtió en un hilo en donde muchos otros trabajadores de la salud compartieron su deterioro físico, admitiendo estar cansados y hartos tanto por las largas jornadas laborales, como de extrañar a sus familiares y amigos, así como de ver a los pacientes morir.