Geek

'Project CARS 3'; se mete de lleno a la lucha por la “pole position” (RESEÑA)

Project CARS 3Bandai-Namco

Aunque con un bajón gráfico evidente, 'Project CARS 3' se mantiene como un digno contendiente dentro del género de carreras.

En poco tiempo, la saga 'Project CARS' se ha erigido como una de las mejores opciones en el género de los juegos de carreras, siendo alabado por críticos y fans por igual; con su tercera entrega se esperaba que se mantuviera ese estándar, y aunque Slightly Mad Studios hace un buen trabajo, parece que bajaron en ritmo en la recta final.

Con los antecedentes de la franquicia esperábamos un 'Project CARS 3' bastante exigente a la hora de ponernos al volante de uno de los más de 200 automóviles que componen el elenco de esta edición; sin embargo, hay un cambio relevante.

Y es que la saga, probablemente en un afán de captar a más público, dejó de lado la simulación para dar un “volantazo” hacia un estilo más arcade. Esto no significa que estemos ante un juego falto de dificultad ni mucho menos, pues para dominar los vehículos, requeriremos de varias horas de práctica.

No obstante, los usuarios más experimentados seguramente extrañarán elementos como el desgaste de las llantas y el consumo de combustible. Aunque, por el contrario, los más novatos quizá agradezcan su ausencia, pues esto permite meternos de lleno a la competencia.

Project CARS 3Bandai-Namco

Labrar una trayectoria de altos vuelos

El modo principal de 'Project CARS 3' es "Trayectoria", el cual, como es fácil de intuir, consiste en comenzar desde lo más bajo hasta convertirnos en un astro del volante. Para ello debemos dominar las diez series compuestas de cuatro tours cada una.

Para ir accediendo a estas, debemos conseguir carros y mejoras, las cuales podemos ir desbloqueando a medida de que avancemos. El juego cuenta con un sistema de recompensas que se nos son otorgadas por ganar competencias y realizar otro tipo de acciones, por ejemplo, seguir los indicadores de curvas y rebasar rivales.

Project CARS 3Bandai-Namco

Lamentablemente, uno de los puntos débiles del título es la IA, toda vez que los rivales exhiben comportamientos poco realistas que harán más frustrante o más sencilla la experiencia, según sea el caso.

En tanto que en el apartado online destaca el modo que permite jugar eventos programados, en donde podremos sumar experiencia y recursos que nos permitirán subir de nivel. Lo mejor es que contaremos con un carnet de piloto que nos dará la oportunidad de competir contra oponentes que ostenten características similares a las nuestras.

Un apartado técnico con altibajos

El manejo de los automóviles en los 51 circuitos es poco menos que exquisito, ya que las físicas están bastante bien implementadas, lo que se agradece a la hora de conducir. Mención aparte la suavidad de los controles a la hora de manejar.

No obstante, algo que resulta curioso es que los vehículos parecen de cierto modo indestructibles, pues los daños se reflejan poco por más colisiones que experimentemos.

Project CARS 3Bandai-Namco

Lo más flojo del apartado técnico son las gráficas, toda vez que no están a la altura de la actual generación. Pero eso sí, la gente de Slightly Mad Studios hizo muy bien la tarea en el aspecto sonoro, sobre todo en lo que al tema pista se refiere debido a que los sonidos y efectos están muy bien recreados.

La simulación ya no es lo de hoy

'Project CARS 3' es otro de los juegos que ha entrado en la tendencia de hacer "más amigable" su sistema de juego, en lo que se refiere a títulos basados en el automovilismo, tanto para bien, como para mal. Sin mencionar que ha sufrido de un bajón gráfico que nadie se esperaba.

Aún así, cuenta con los argumentos suficientes para mantenerse en el camino, y que los fans de la simulación o de las entregas pasadas, debería de darle una oportunidad, pues tal vez se sorprendan de manera agradable.

En conclusión, 'Project CARS 3' es una entrega bastante divertida, con físicas sobresalientes y modos de juego que nos tendrán frente a la pantalla por un buen rato; sin embargo, un poco de más realismo y simulación no le hubiera venido nada mal, pues corre el riesgo de mantenerse por detrás de otras obras que se especializan en lo arcade.