September 18, 2019 15:48


Days Gone es la exclusiva más floja de PlayStation 4 (Reseña)

Days Gone
Days GoneSony

El juego de Bend Studio es entretenido; pero nada fuera de los común.

El PlayStation 4 está viendo sus momentos finales, después de que Sony confirmara la llegada del PS5; es por ello que en este 2019, hasta el momento, no se tiene un calendario con exclusivas destacadas para la consola, como se tuviera en los últimos años. Si estreno más llamativo es sin lugar a dudas Days Gone, obra que explota una vez más la temática de los zombies, ahora aplicándola al mundo abierto y la cultura de las motocicletas. Si bien se trata de una obra entretenida, no va más allá de lo que ya nos ha dado el género anteriormente.

Puedes leer: Days Gone estrena emotivo trailer de lanzamiento

Como siempre, vayamos por partes. Tu eres Deacon St. John, un joven motociclista que vive en una de las regiones boscosas y montañosas de Oregon, el cual sobrevive en este mundo devastado por los Freakers (la versión del juegos de los muertos vivientes) haciendo algunos encargos para los campamentos de sobrevivientes del lugar; aunque el preferiría estar muerto, pues la crisis le quitó todo lo que quería, incluyendo a Sarah, su esposa. No obstante, como suele suceder en los videojuegos, una serie de eventos lo llevarán a descubrir lo que se oculta detrás de la pandemia que destruyo su mundo.

Days Gone es la exclusiva más floja de PlayStation 4 (Reseña)

Se podrán dar cuenta que la trama es por demás tradicional; como una reiteración de lo que ya nos han contado otros juegos del estilo, como Resident Evil o The Last of Us, de hecho retoma muchas de las cosas del juego de Naughty Dog, adaptándolas a este ambiente. Aún así, cuenta con los elementos para atraparnos, en una trama que nos incita a saber más de lo que hay en este mundo; sobretodo porque la narrativa se reparte en varios lugares.

Una trama que se arma a nuestro gusto

Si bien la historia se puede abordar de manera directa, yendo a las misiones principales sin hacer caso del resto; la particularidad de Days Gone es que está sub-dividida en varias tramas que dan como resultado una mitología basta cuando se abordan todas estas; dando pequeñas pistas de todo lo que ocurrió antes y durante la crisis Freaker.

Aún más, si decidimos completar todas las piezas de la historia, el juego nos recompensará de diversas maneras. Esta es una manera original de presentar las misiones secundarias y llenar el mapa del mundo; en lugar de poner miles de marcadores que a veces más que incitarnos a la exploración nos abruman. Es cierto que los objetivos por lo general son comunes, como el limpiar una zona de enemigos o encontrar algún objeto valioso, no obstante son bien llevados gracias a esta estructura ligada a la narración principal.

También ayuda el hecho de que el mapa no es masivo. Sí, tiene sus elementos y extensión, paro nada que nos llegue a abrumar, puede ser recorrido en pocos minutos de un lado a otro, además de contar con puntos de viaje rápido colocados de manera adecuada, por si queremos llegar rápido de un lado a otro sin problemas intermedios. Digamos que todo está puesto para que te adentres más en un microuniverso, y no en un entramado de un volumen "realista", como siempre se apela cada que alguien habla del "mundo abierto".

La escasez es el punto clave

Para movernos en el mencionado mapa tenemos nuestra fiel motocicleta, la cual podremos mejorar conforme avancemos en la historia y cumplamos ciertos objetivos; sin embargo, aquí entra en juego un elemento clave para entender Days Gone; la escasez.

El título juega mucho con la idea de la supervivencia, es por ello que, aunque tengamos el mencionado vehículo para andar a nuestras anchas, habrá que estar muy al pendiente de él, pues necesitará gasolina y reparaciones de manera constante. Si no te fijas podrías quedarte varado en medio de una misión sin posibilidad de moverte libremente hasta que encuentres suministros. Lo mismo aplica para las armas, e items, estos llegan a ser escasos, por lo que constantemente debes de encontrar materiales para elaborar vendas, flechas o bombas que te sean de utilidad.

Si bien esto está implementado de manera adecuada, hay que mencionar que tiene su truco ilusorio. Es muy fácil encontrar materiales para la producción de ítems o armas, prácticamente te podrás reabastecer en cualquier edificio o vehículo que encuentres; además la gasolina es infinita, el mismo bidón que localices en un primer momento, siempre estará lleno de combustible, no importa cuántas veces lo utilices. En otras palabras, la falta de recursos es una cuestión más de distancia que de falta real.

Progresión adecuada para el personaje

Como en casi todo juego actual, nuestro personaje, Deacon, podrá subir de nivel aprendiendo nuevas habilidades, además de mejorar sus estadísticas. Esto mediante un árbol por demás básico; pero justo para lo que ofrece el juego, basándose en un sistema tradicional; es decir, subes un nivel, te dan un punto de mejor y escoges, entre tres categorías, la que mejor te convenga a tu estilo de juego; dígase ataque a corto alcance, a distancia y exploración.

Por su parte, los atributos físicos se magnifican gracias a medicamentos que encontramos en algunos puestos de avanzada abandonados. De igual manera, podemos elegir tres categorías: Salud, Resistencia y Concentración; este último se refiere la capacidad que tenemos de alentar el tiempo por unos segundos para hacer mejores disparos con nuestras armas.

A esto hay que sumar que las diversas misiones que cumplamos subirán el nivel de confianza que los campamentos tengan para con nosotros, lo cual también nos dará acceso a mejores armas, ítems o partes para la moto; con lo que podremos enfrentar mejor los peligros del mundo.

Recomendamos: Esto fue lo que PlayStation presentó en su primer State of Play

Enemigos por todos lados en un mundo cambiante

Hablando de los peligros, además de los Freakers y todas sus versiones, que van desde humanos (adultos y niños) hasta animales salvajes mutados; prácticamente todo fuera de los campamentos quiere matarnos. Podremos encontrar animales normales, como lobos y osos, agentes del gobierno y los llamados "Muertos", grupos de personas marginales que viven para lastimar y saquear a los sobrevivientes que no se quieran convertir a su culto.

Así que deberemos de prestar especial atención a nuestro entorno, no importa que vayamos a toda velocidad en nuestra máquina; no faltará el monstruo que se nos aviente, o el francotirador que nos dispare a media carrera. A esto hay que sumar el ambiente, el cual también influirá en nuestro desempeño y el de los enemigos; por ejemplo, si es de día habrá menos Freakers en el mapa que en la noche; o bien, si está lloviendo el control de la moto será más difícil que en días soleados.

Esto demuestra un buen control del motor gráfico, que si bien no es nada espectacular, presenta buenas animaciones en el clima y es lo suficientemente poderoso para mostrar hordas de enemigos en el mismo lugar al mismo tiempo.

Nada fuera del otro mundo

Al final del día, Days Gone es un juego divertido, aunque con todas las limitaciones del género; como mencionamos, no quiere revolucionar los mundos abiertos o innovar en el campo de los muertos vivientes. Esto no significa que no sea divertido o interesante, la manera en que está estructurada la historia y el mapa, hacen de la obra algo que merece ser probado por los fans de los zombies y los juegos de acción/aventura.

Sin embargo, si se compara con otras exclusivas como God of War, Detroit o Spider-Man, palidece en demasía. Sería un gran juego para el lanzamiento de una consola, no para el final de una generación. Digamos que tardó unos 6 años en llegar.

0
comments
view comments