30 de julio de 2021 | 09:07
Estilo de vida

No se necesitaría el cerebro para dormir: Estudio

Científicos estudiaron al animal ‘Hydra vulgaris’ y descubrieron que las funciones del cerebro y la habilidad de dormir podrían no estar relacionadas
Dormir poco puede aumentar riesgo de adquirir coronavirus, advierte especialista
Compartir en

El acto de dormir siempre se ha relacionado con una actividad cerebral; sin embargo, un estudio reciente, realizado en una ‘Hydra vulgaris’, un pequeño cnidario no más grande de 30 milímetros, reveló que las funciones del cerebro y la habilidad de dormir podrían no estar relacionadas.

Científicos de la Universidad de Kyushu de Japón y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Ulsan en Corea del Sur, realizaron una investigación sobre la ‘Hydra vulgaris’ y descubrieron que posiblemente el cerebro incluso se haya desarrollado después de que se presentara la necesidad de dormir.

De acuerdo con el estudio, las ‘Hydra vulgaris’ tiene un organismo primitivo, carente de sistema nervioso central, y aún así es capaz de alcanzar un estado similar al del sueño.

“Ahora tenemos pruebas sólidas de que los animales deben haber adquirido la necesidad de dormir antes de adquirir un cerebro”

Taichi Q. Ito, profesor asociado a la investigación

El estudio descubrió que varios químicos, como la melatonina y el neurotransmisor inhibidor GABA, que provocan somnolencia y sueño en humanos u otros animales, tuvieron reacciones similares en la ‘Hydra vulgaris’.

Usaron vibraciones para perturbar el sueño de las hydras

En la investigación se utilizó un sistema de video para ver el movimiento de las ‘Hydras vulgaris’ y se pudo determinar que estos animales tienen un ciclo activo, similar al del sueño, con una duración de cuatro horas. 

“Estos experimentos proporcionan una fuerte evidencia de que los animales adquirieron mecanismos relacionados con el sueño antes del desarrollo evolutivo del sistema nervioso central y que muchos de estos mecanismos se conservaron a medida de que evolucionaron los cerebros”

Taichi Q. Ito

Los investigadores también usaron vibraciones y cambios de temperatura para lograr perturbar el sueño de las hydras e inducir signos de privación del sueño, haciendo que estas durmieran más durante el día siguiente e incluso suprimiendo la proliferación celular.