Niños que juegan con dinosaurios son más inteligentes y creativos

Dinosaurio niño
¿Por qué a los niños les gustan los dinosaurios?Eddie Kopp / Unsplash

Los niños interesados en dinosaurios aprenden más y desarrollan su persistencia.  

Probablemente conoces a una niña o niño que sienta un profundo interés por los dinosaurios y todos los detalles que se relacionan con su vida muerte, por ejemplo, a qué periodo de la historia perteneció una u otra especie, de qué se alimentaban, cuánto medían, o a qué velocidad se movían.

Esta fascinación muchas veces es vista simplemente como un gusto peculiar e incluso llega a ser desestimada por los adultos que al no mostrar interés en el tema hacen que el niño deje de sentirse atraído por el tema, sin embargo, resulta que este comportamiento podría hacerlos más inteligentes y creativos.

Un estudio realizado por la Universidad de Indiana y Universidad de Wisconsin y publicado en Science Direct, el hecho de que en los primeros años de vida se tenga cierta inclinación hacia jugar y aprender sobre dinosaurios tiene distintos beneficios, pues justo en ese momento la personalidad comienza a desarrollarse y específicamente este tema favorece el gusto por la investigación.

Al mismo tiempo, jugar con dinosaurios alimenta la creatividad, pues es indispensable al momento de imaginar cómo era la relación entre distintas especies o qué aspecto tenían los lugares donde vivieron hace millones de años.

Adicionalmente, Kelli Chen, psiquiatra y terapeuta ocupacional pediátrica de la Universidad Johns Hopkins reveló que los intereses intensos (como se conoce a esta clase de gustos desarrollados en la infancia) ayudan a incrementar la confianza de los niños, entre otras cosas porque esta es la primera vez que son expertos en algo. Nadie en su entorno sabrá tanto al respecto y eso les da autoridad y seguridad.

Por otro lado, el estudio resalta que los intereses intensos sostenidos pueden ayudar a mejorar la persistencia y la capacidad de atención ademas de profundizar las habilidades de procesamiento de información en quienes lo experimentan.

El interés por los dinosaurios suele darse entre los tres y los cinco años, edades en las que el juego se centra en el uso de la imaginación y aunque por esas épocas o los años siguientes las niñas y niños suelen decir que quieren dedicar toda su vida a la paleontología, en la mayoría de los casos el interés se va dispersando hasta que sólo queda como una anécdota que dejó muchos conocimientos, explica un estudio d ella Universidad de Virginia.

La pérdida de interés no tiene que ser vista como algo negativo, pues generalmente se da cuando el mundo de los pequeños amantes de los dinosaurios comienza a expandirse y otros campos de conocimiento entran en juego. 

Con información de CNN. 

0
comentarios
Ver comentarios