¿Te dejas puesto el traje de baño mojado? Conoce los riesgos

Especial
Permanecer con el traje de baño húmedo puede provocar cistitis.

Muchas veces por flojera no nos cambiamos el traje de baño húmedo. Sin embargo, esto puede repercutir gravemente en la salud.

Cuando salimos de viaje a la playa o a algún balneario es muy común quedarnos con el traje de baño húmedo. Sin embargo, esta mala costumbre podría afectar nuestra salud considerablemente.

Lo recomendable es cambiar el traje de baño mojado por uno seco tras un chapuzón. ¿La razón? La humedad es un caldo de cultivo para la cistitis, una infección urinaria que afecta especialmente a las mujeres y cuyos principales síntomas son las ganas constantes de orinar y ardor.

El doctor Mariano Roselló Barbará, director del Instituto de Medicina Sexual y miembro del Centro de Información de la Cistitis, comenta que “los hongos y las bacterias proliferan cuando se dan tres condiciones: humedad, calor y falta de oxígeno. El bañador mojado contra la piel, potencia estas tres circunstancias y por tanto favorece la reproducción de microrganismos en el canal uretral de la mujer, en concreto”.

Una de las razones por las que las mujeres son más propensas a las infecciones en vias urinarias es porque la uretra femenina es mucho más corta que la del varón, por lo que es más fácil que los microorganismos asciendan por el conducto.

“A pesar de que la zona está dotada de una defensa natural contra infecciones, la humedad que provoca el traje de baño, totalmente pegado a la piel, puede alterar el equilibrio, así como otros factores como el uso de jabones que alteran el pH natural de la zona”, apuntó el doctor Roselló.

¿Qué hacer para evitar este tipo de infecciones?

-Beber un mínimo de 1.5 litros de líquido al día, para eliminar más rápido las bacterias del aparato urinario.

-Evitar excitantes (como alcohol, cafeína y tabaco) y bebidas carbonatadas.

-Orinar cada 2-3 horas, ya que el crecimiento bacteriano es mayor cuando la orina permanece en la vejiga y sobre todo antes y después de haber mantenido relaciones sexuales. La actividad sexual incrementa de por sí el riesgo de infección 40 veces.

-Lavar con jabones neutros, de delante hacia atrás, para evitar la contaminación. Secar en la misma dirección. El 80% de las bacterias que provocan infecciones urinarias provienen de las heces.

-Utilizar ropa interior de algodón y evitar prendas ajustadas.

-Combatir el estreñimiento y no posponer la evacuación, para que los gérmenes no puedan colonizar los tejidos cercanos al tracto urinario.

-Ducharse en lugar de bañarse.

-Reconsiderar el uso de diafragma, ya que presionan la uretra y dificultan el vaciado de la vejiga. Su uso está asociado a mayor frecuencia de infección. Lo mismo ocurre con los tampones si las infecciones urinarias suelen aparecer en el periodo premenstrual.

-Tomar preparados farmacéuticos de arándano con alto contenido en PAC (proantocianidinas)

Con información de ABC

0
comentarios
Ver comentarios