Estilo de vida

Micrashell, el traje anticoronavirus para la fiesta y el sexo

Micrashell@productionclub / Intagram

El Micrashell es un traje "socialmente responsable" que permitirá interactuar en el proceso de desconfinamiento

Production Club es la compañía responsable de la creación del ‘Micrashell’, un traje anticoronavirus diseñado especialmente para salir de fiesta, tomar algunas cuantas copas y tener sexo.

De acuerdo a las fotos, la compañía se inspiró en un estilo espacial con tintes de Daft Punk. Será porque la empresa Production Club es la responsable de los atuendos de la gira ‘The Cell’ de Skrillex

El 'Micrashell' permitirá regresar a la “normalidad”, es decir, ir de fiesta, al antro, conciertos y demás eventos que impliquen ser masivos y sin riesgo de contagio de Covid-19.

Production Club tiene sedes en los Ángeles y en España pues Miguel Risueño, uno de los fundadores, es originario de la ciudad de Zaragoza y responsable del socialmente responsable ‘Micrashell’.

“Micrashell es un equipo protegido contra el coronavirus, fácil de controlar, divertido de usar, desinfectable, de rápido despliegue de equipo de protección individual (EPI) que permite socializar sin distanciarse. También tratamos de asegurarnos de que si alguien quisiera tener relaciones sexuales, fuera posible” Miguel Risueño, diseñador

El ‘Micrashell’ se compone de un traje superior hermético con una escafandra de protección, además de un respirador de doble filtro basados en los N95 estándar y un par de guantes. Puede llevarse arriba de cualquier vestimenta pues ocupa únicamente la parte superior del cuerpo.

El casco está hecho de tela táctica resiste y diseñado para un alto rendimiento para obtener cierta durabilidad durante los procesos de desinfección

Cuenta además con un sistema de audio, cámara, posibilidad de enlazar o integrar un teléfono celular y porta bebidas, además de una entrada para cigarros y para el vapeo.

El sistema de baterías de iones de litio permite al ‘Micrashell’ operar de manera ininterrumpida y con fácil recarga o intercambio siguiendo las instrucciones del traje, mismo que aún no se encuentra disponible para su comercialización pero se estima que costará algunos cientos de euros.