Sexxion

¿Puedo contagiarme de coronavirus por tener sexo?

El contagio a través del sexo.Tomada de Pixabay.

Un experto en enfermedades respiratorias responde todas las dudas al respecto. 

Es casi la pregunta del millón por el debate que genera. Puedo o no contagiarme de coronavirus por tener sexo, la respuesta la ofrece el experto en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Valle de Hebron, ubicado en Barcelona, España.

El doctor Benito Almirante dejó claro durante el programa Islandia de RAC1, que tener relaciones sexuales hasta el momento no es un elemento de riesgo, aunque sí involucra la proximidad necesaria para contagiarse por vías respiratorias.

Coronavirus: ¿Puedes contagiarte por 'rechinar el catre'?

Y dado que hasta ahora el virus se propaga por secreciones respiratorias, el especialista recomienda no tener encuentros sexuales con alguien que esté enfermo de coronavirus, pues estos involucran besos. Asimismo, afirma que un cubrebocas no detiene el COVID-19 si existe tanta proximidad.

"Con el sexo oral el riesgo es el mismo, el coronavirus sólo se transmite por secreciones respiratorias; pero si, por ejemplo, un infectado de Wuhan viaja y practica sexo, el peligro de contagio es altísimo"Doctor Benito Almirante.

En pocas palabras, esto quiere decir que por coito no te contagiarías, pero por besos sí. Sexo sin besos, qué cosa tan triste. No obstante, el experto apunta a no dejarse paralizar por el miedo, pues está completamente seguro de que la comunidad médica ganará a la enfermedad. 

Doctor Benito Almirante.Captura de video.

¿Cómo funcionan las fuentes de transmisión?

Actualmente, las principales fuentes de transmisión según la OMS (Organización Mundial de la Salud) son las siguientes y funcionan de esta manera:

El coronavirus puede propagarse mediante contacto con gotículas respiratorias de persona a persona procedentes de la nariz o la boca al toser o exhalar, más que por el aire.

El riesgo por contacto con las heces de una persona contagiada por el COVID-19 es bajo.

Las gotículas pueden caer sobre superficies u objetos que pueden ser vía de infección en el caso de que una persona esté en contacto con los mismos y luego se toque la boca, ojos o nariz.