Estilo de vida

Subibajas de frontera entre México y Estados Unidos ganan premio de diseño

Subibajas en la fronteraAFP

Los tres subibajas construidos en la frontera de Texas y Ciudad Juárez ganó la competencia Diseños Beazley

En 2019, se volvieron populares tres subibajas color ‘rosa salvaje’ que fueron instalados a través de las tablas del muro fronterizo; un extremo se encontraba en El Paso, Texas, y el otro en Ciudad Juárez, México.

Esta colección de subibajas, que permitió por un corto tiempo a los niños a ambos lados del muro fronterizo entre México y Estados Unidos jugar juntos, ha ganado un premio del Museo del Diseño de Londres. 

Los tres subibajas color ‘rosa salvaje’ fueron instalados a través de las tablas del muro: un extremo se encontraba en el suburbio Sunland Park de El Paso, Texas, y el otro en Ciudad Juárez, México. La obra de arte permaneció instalada menos de una hora el 28 de julio de 2019 en la frontera.

El Museo del Diseño declaró al proyecto ganador de la competencia Diseños Beazley del Año 2020, entre 74 proyectos de diseñadores de diferentes partes del mundo. 'El Muro Subibaja' fue diseñado por los arquitectos californianos Ronald Rael y Virginia San Fratello con ayuda del Colectivo Chopeke de Ciudad Juárez.

🇺🇸🇲🇽 #Video | Un juego que une a dos naciones. En medio de la tensión política, profesores de California instalaron subibajas a ambos lados de la frontera para conectar a familias de #EstadosUnidos y #México

👉 https://t.co/myNUH70qdO pic.twitter.com/Fgj9VzP5qP

— Con La Gente (@ConLaGenteRos) July 31, 2019

Los subibajas fueron instalados ante polémico plan del muro de Trump

“Alentó nuevas formas de relación humana y tocó un acorde que sigue resonando mucho más allá de El Paso en Estados Unidos y Juárez en México”, dijo el director del museo, Tim Marlow, al anunciar el premio.

“Sigue siendo un recordatorio original y conmovedor de cómo los seres humanos pueden trascender las fuerzas que tratan de dividirnos”Tim Marlow

Los subibajas fueron instalados en medio del polémico debate provocado por el plan del presidente Donald Trump de construir un muro a lo largo de la frontera de casi 3 mil 200 kilómetros desde el Océano Pacífico hasta el Golfo de México.

“Pensamos que sería oportuno mostrarle al mundo una realidad muy importante de la frontera, de que la frontera no es un lugar desolado donde no vive nadie”, expresó Rael, profesor de arquitectura de la Universidad de California, Berkeley, a una publicación universitaria en 2019. “Este es un mundo donde viven mujeres y viven niños y podemos usar el juego como un tipo de vehículo para el activismo”.