Estados

Las niñas creyeron que no había nadie en el carro, pero fueron sorprendidas robando un retrovisor en Michoacán

Michoacán.- Un joven descubrió a dos niñas robándole el retrovisor mientras se encontraba estacionado en una calle de Morelia, Michoacán. El video del momensto fue compartido en TikTok, donde se hizo viral.

En él se muestra a las niñas intentando arrancar el retrovisor, cuando el conductor baja la ventana para decirles "ahí les encargo", con lo que ellas salen corriendo asustadas. El video en TikTok alcanza casi los 3 millones de reproducciones y más de 3 mil comentarios. 

Niñas robando un retrovisor: La historia detrás del video 

Dos niñas fueron descubiertas mientras intentaban robar el retrovisor de un carro en una calle de Morelia, Michoacán. El video se hizo viral en TikTok luego de que el afectado lo publicara en su perfil. Debido a las reproducciones, este contó cómo fue que se dio cuenta de que las menores de edad querían arrancar el espejo.

"Cuando más concentradas estaban, bajé el vidrio. Y como no quería ser grosero ni hacerles nada malo, lo único que les dije fue 'ahí les encargo'"

Según cuenta, el pasado martes 23 de marzo este salió a la tienda en compañía de un amigo, pero decidió quedarse en el auto mientras se realizaban las compras. Fue entonces cuando llegaron las niñas, quienes se subieron al cofre y comenzaron a tomarse fotos. "En ese momento pensé: 'qué bien, qué bonito que les guste el carro'", cuenta. 

Conmovido con la escena, sacó su teléfono para filmarlas, pero justo allí ellas se bajaron y le dieron la vuelta al auto. Cuando llegaron hasta el retrovisor, las niñas comenzaron a jalarlo pero todavía hasta allí el joven pensó que estarían jugando, pues sólo eran unas niñas. No obstante, después se dio cuenta de que lo querían quebrar y notó que lo hacían con malicia.

En consecuencia, tomó la decisión de seguirlas filmando pues lejos de enojarse, admite que le dio mucha risa por los gestos que hacían, además de que estaba seguro de que no iban a poder arrancarlo. Como no quería ser grosero con ellas, sólo bajó el vidrio para que se dieran cuenta de que había alguien en el carro; las niñas con eso tuvieron, se fueron y él se quedó con un estallido de risa.