Anna Ferro, viuda del conductor Fernando del Solar, aseguró que la exesposa del también actor Ingrid Coronado, interpuso una demanda en contra de él, pocos días antes de morir.

Recordemos que Fernando del solar murió el pasado 30 de junio, a los 49 años de edad.

Aunque padeció cáncer por muchos años, está no fue precisamente la razón de su muerte; Anna Ferro dejó saber que murió a causa de una neumonía.

La viuda del fallecido explicó que le dio gripa, sin embargo, tras la muerte de su papá, días antes de su deceso, cayó en depresión y la somatizó en una fuerte neumonía que lo llevó a la muerte.

Ingrid Coronado y Fernando del Solar

Sin duda, la el padre del conductor, era alguien muy especial para él, sin embargo, esto pareció no importarle a Ingrid Coronado.

Fue en una entrevista para la revista ‘Hola’, donde Anna Ferro comentó que Fernando del Solar recibió una demanda, para exigir, incrementar la manutención que le depositaba para sus hijos.

Recordemos que tuvieron juntos a:

  • Luciano de 14 años
  • Pablo de 11

Debido a ello, un día después de la muerte de su papá, el conductor recibió una visita en su domicilio para hacerle un estudio socioeconómico vinculado con esta demanda.

Sin embargo, tuvo que apoyarlo recibiendo a la gente, pues no estaba listo para atenderlos.

Fernando del Solar no estaba de acuerdo en la escuela a la que Ingrid Coronado inscribió a sus hijos; revela Anna Ferro

Anna Ferro compartió que Fernando del Solar “no estaba de acuerdo con la escuela de sus hijos”, ya que “la colegiatura era como las de la universidad”.

Cabe señalar que él era muy organizado y “todo lo tenía guardado”; “el pago de colegiaturas, del seguro de gastos médicos, de doctores, la lista de útiles, los uniformes”.

[object Object]

Pese a que no estaba de acuerdo con su exesposa y no le parecía necesario inscribir a sus hijos en una escuela con una inscripción Yam elevada, siempre vio por el futuro de sus hijos, según comentó Anna Ferro.

Aseguró que desde el día en el que conoció a Fernando del Solar, él “ya había puesto en vida una propiedad a cada uno de sus hijos por si alguna vez faltaba”.