Diversidad

Mujer trans fue abusada 16 veces en prisión para hombres, en Estados Unidos

Mujer trans denuncia abusos sexualesEspecial

La mujer trans solicitó a un juez ser transferida a una prisión para mujeres, tras ser abusada sexualmente en un centro penitenciario de Georgia. 

México.- Una mujer trans que se encuentra en una prisión para hombres en Georgia, Estados Unidos, solicitó a un juez federal ser transferida a un centro penitenciario para mujeres, pues denunció que ha sido abusada sexualmente en 16 ocasiones.

El Southern Poverty Law Center, organización de derechos humanos, dio a conocer el caso de Ashley Diamond, una mujer trans afroamericana de 44 años de edad, quien ha sido abusada sexualmente dentro del Departamento Correccional de Georgia. 

" Las acciones de Georgia hacia mí y otros prisioneros trans son un abuso sistémico de poder, autoridad"Ashley Diamond, mujer trans

Mujer trans solicita a un juez una orden de emergencia 

Ashely Diamond, mujer trans, pidió a un juez federal una orden de emergencia para proteger su salud y seguridad mientras está en el Departamento Correccional de Georgia, lugar donde se encuentra privada de la libertad desde octubre de 2019.

La mujer trans pide ser trasladada a un centro penitenciario para mujeres, tras sufrir agresiones sexuales. En cuanto a su salud, denunció que se le han negado el acceso a un tratamiento médico que había estado recibiendo desde que era adolescente.

“Me despojaron de mi identidad. Nunca me siento segura. Nunca. Experimento acoso sexual a diario, y el miedo a la agresión sexual es siempre un pensamiento inminente"Ashley Diamond, mujer trans

Mujer trans demanda a la prisión de Georgia por no protegerla de agresiones sexuales

Ashley Diamond fue detenida en 2012 por un delito no violento, sin embargo, fue privada de la libertad en el Departamento de Correccionales de Georgia para hombres. En esa ocasión, la mujer trans demandó al centro penitenciario y fue puesta en libertad condicional en 2015.

La mujer trans se convirtió en una activista por los derechos humanos de las personas privadas de la libertad, pues demanda el trato cruel que reciben las personas trans en prisión. Sin embargo, en 2019 volvió a ingresar al Departamento de Correcciones de Georgia, por una violación de la libertad condicional, de acuerdo con el Southern Poverty Law Center.

Ante ello, en 2020 se volvió a presentar una demanda contra el Departamento de Correcciones de Georgia por no proteger de las agresiones sexuales, ni bridarle la atención médica adecuada a la mujer trans.