Columnas

¿Viva México?

AMLO en el GritoJenaro Villamil

La próxima celebración de nuestra independencia se verá acompañada por el silencio de todos los ausentes quienes nunca más podrán gritar ¡Viva México!

Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.
Friedrich Nietzsche
Es difícil hacer que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda.
Upton Sinclair

¿Cuántas personas caben en el Zócalo? De acuerdo a lo que se dice oficialmente, 162 mil personas. Pero hay otros datos:

• En la foto de desnudos de Spencer Tunick, tomada en 2007, 18 mil

• Se dice que en 1968 casi 300 mil estudiantes tomaron la plaza para dialogar con el presidente Gustavo Díaz-Ordaz, quien se asomó al balcón de Palacio Nacional

• En el 98, para protestar por la caída del sistema de conteo de votos gestionada supuestamente por Manuel Bartlett, con lo cual perdió Cuauhtémoc Cárdenas la presidencia de México, más de 90 mil personas se manifestaron la plancha del Zócalo

• En la toma de protesta de AMLO como presidente “legítimo” en el 2006 se dice que hubo más de 50 mil personas presentes

• En la celebración del triunfo de López Obrador, el 1° de julio de 2018, aparentemente la plancha capitalina se llenó a tope

Cuenta la leyenda que el récord lo tiene el cantante Juan Gabriel quien, en un primero de enero con su concierto de bienvenida al segundo milenio, logró una asistencia de 350,000

• Y, bueno, cada 15 de septiembre el número en el Zócalo es de miles y miles de mexicanos que se reúnen para celebrar

En tiempos de COVID, el presidente AMLO ha propuesto mantener el Grito para este año en la plancha del Zócalo, aunque con solo 500 personas presentes, “bien separadas” y portando antorchas. Una ridiculez.

Un distractor más que se suma a su ya amplio repertorio de ocurrencias que tienen como fin último ser el centro de atención. No importan los serios problemas por los que atraviesa el país.

¿Antorchas para simbolizar “la llama de la esperanza”? Para alguien que presume saber mucho de historia, el presidente conoce muy poca. Basta darse una vuelta por distintos archivos para constatar el uso que se le ha dado a las antorchas en actos de distinta naturaleza; la mayoría nada positivos. Despropósito también el que el jefe del ejecutivo insista en dar mal ejemplo a la población: organizar fiestas, no usar cubre bocas, jugar con fuego.

Mucho trayecto debe recorrer aún nuestro presidente para estar a la altura de otros líderes del orbe. Algunos casos: Emmanuel Macron, presidente de Francia, quien prefirió cancelar el desfile del 14 de julio antes que poner en peligro a su población.

O la Unión Europea canceló todo tipo de festejo y desfiles para celebrar “la Victoria de Europa” (8 de mayo), en conmemoración del final de la Segunda Guerra Mundial. Mejor se reunieron diversos líderes del viejo continente para discutir posibles soluciones económicas a la crisis que todos atravesamos.

¿Qué tan difícil puede ser el no dar pretextos desde la palestra del poder público para que el COVID se expanda? Por lo visto, para López Obrador bastante.

Muy al estilo de otro dirigente populista, Donald Trump, quien el 4 de julio sí festejó la independencia de Estados Unidos con una reunión con 5 mil personas y, claro, un mitin político buscando su reelección.

La obsesión del conductor de las mañaneras será llevada a cabo. No ha entendido que habrá más gente quienes, siguiendo su mal ejemplo, querrán apersonarse en Zócalo. No existirá fuerza del orden o razón cívica suficiente que les detenga. Si en las primeras semanas de octubre hay (re)brotes del virus en la CDMX y otras partes de la República, estos no serán fortuitos.

Así, a la Interrogante de cuantas personas llenarán el Zócalo este 15 de septiembre, ofrezco otras cifras:

Estará lleno de los 46 mil muertos por el COVID reportados oficialmente (más los que se acumulen), los 36,000 muertos por violencia en lo que va del año (más los que faltan) y el sentimiento de esas miles de familias que no tienen un lugar para llorar tanto dolor.

La próxima celebración de nuestra independencia se verá acompañada por el silencio de todos los ausentes quienes nunca más podrán gritar ¡Viva México!