Columnas

Presidentes en el banquillo. El INE le pone peros a la consulta y el PAN la califica como ”capricho presidencial”.

Libros de ayer y hoy

El pueblo que votó por este régimen el primero de julio de 2018, estuvo insistiendo en una consulta popular para juzgar a ex presidentes. Dicha consulta se realizará el primero de agosto de este año. 

El programa de aquel candidato que ganó, se fincaba primordialmente en enfrentar la corrupción y debido a ello se aprobó la realización de esa consulta popular. 

Al determinar el plan y el calendario, burlas y ataques al presidente del país, fueron la constante de la reunión de los consejeros del INE el 6 de abril por la noche, en un menosprecio al pueblo que insistió en la mencionada consulta. 

La reunión de los electorales fue como una sesión de chismorreo barato, de expresiones despectivas, de descalificaciones, de insultos y de un enfoque de soberbia en la disminución de las casillas que atenderán dicha consulta. 

La evidencia de las declaraciones de los caros consejeros que paga precisamente el pueblo, es el apoyo que se trata de dar a los ex mandatarios sobre los cuales pesan serias acusaciones. 

Pruebas diversas, algunas que aparecen todos los días en los contratos de despojo de las propiedades de la nación; el caso, por ejemplo, del litio mexicano en proceso de explotación en más del 90 por ciento por empresas extranjeras, debido a las concesiones que dieron los últimos gobiernos.

LA CONSULTA: “CAPRICHO PRESIDENCIAL” SEGÚN EL PAN”. EL PUEBLO LES VALE

La consulta ha pasado por varios avatares desde que fue formalizada la petición de hacerla, de parte de senadores de Morena, en agosto del 2020. En esta solicitud formal participaron Martí Batres, Napoleón Gómez Urrutia, Néstora Salgado, Jesusa Rodríguez y Citlali Hernández. Se presentó la redacción de la misma ante el Senado, que fue aprobada previos cambios en su redacción de parte de la Suprema Corte, en octubre pasado. 

En este lapso se ha mencionado varias veces, pero lo que ha ocupado el tiempo del INE que ahora participará en su realización, es el proceso electoral. 

Lorenzo Córdova dice que la realizarán, aunque no tienen obligación de hacerlo. Cuando ya se ha definido el plan y el calendario, surge el problema que abruma en estos momentos, el presupuestal. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), confía tal vez en los altos presupuestos que maneja el INE, y no ha respondido su solicitud de entregar más recursos. 

Los consejeros dicen que se hará lo que se puede. O sea, cifran la consulta en el “ahí se va”.”Nadie está obligado a lo imposible” ha dicho Córdova agarrado de máximas jurídicas. Por su parte, el consejero Uuc Kib Espadas, fue más hiriente al advertir, otorgándoles a las instituciones sentimientos, que este “sufrimiento institucional” no dará las condiciones óptimas para su realización. 

Y se refirió además a que la consulta se está sometiendo a un “obligado abaratamiento”. Y el que de plano enfiló su defensa a sus dos ex presidentes, fue el consejero panista Obdulio Ávila el que en un franco desprecio al pueblo que exige la consulta, señaló que ésta se realiza para satisfacer el ”capricho presidencial”. Un ejercicio agregó, “de alta carga de populismo y demagogia”. 

La defensa exaltada de los consejeros, excepción del de Morena que defendió la importancia de la consulta, es por los ex presidentes que se mencionan : Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Las declaraciones por la defensa, arden.

TEORÍA DE LA IMPREVISIÓN DEL INE Y QUITAR RESPONSABILIDAD EN LA CONSULTA

Para dejar constancia en su actitud de realizar la consulta muy a fuerzas, el consejero presidente del INE Lorenzo Córdova apela a una teoría famosa desde muchos ayeres, que pasó por el derecho romano, la edad media, el código napoleónico y se insertó en los códigos civiles modernos: la de la imprevisión. Decir que ante lo imposible nadie está obligado, entonces no hay obligación; es lo que se desprende de esa frase que se aplica en las obligaciones civiles. 

En cuestiones contractuales permea a lo largo de todos los códigos civiles como un frase lapidaria. Le están echando la culpa a la SHCP de no dar recursos, como si les faltaran. En ese inter, anuncian que rebajaron el número de casillas que atenderán la consulta y el presupuesto que se utilizará. De las casillas originales de 104 mil, se rebajaron a 91 mil. Y mientras, como señoras quejumbrosas y en defensa de sus antiguos mandantes, le echan la culpa de todo, a AMLO

[email protected]