Libros de ayer y hoy. Serbolov y el cambio, en el infierno de todos tan temido

explosion
Bolas de fuego que destruyen la vida de más de 90 personas hasta este momento y que podría superar el número de los cienInternet

En el infierno por el que se arrastra México en busca de una salida y una esperanza, llega a mis manos El cuento del infierno (una explicación sobre la vida humana) que me dedica el estimado colega Yuri Serbolov,  reconocido autor de la Carpeta Púrpura, ese órgano ya clásico de la vida política, social y económica, ahora digital, que sale cada catorce días y que  arriba al número 769 de su creación, en 1986. Buen detalle del analista y  conferencista, en su transcurrir literario por un infierno que más bien está en la mente y en la forma de vida de la gente y desde luego de los países, como ahora lo vemos en el  nuestro.

Los últimos acontecimientos de la tragedia de Tlahuelilpan que mostraron los extremos a que han llegado por el crimen y la miseria muchas comunidades de México y los yo acuso de los cómplices informativos y partidarios que  instigaron con sus omisiones y silencios  esos dramas, no desmerecen la calificación  de infernal.

Bolas de fuego que destruyen la vida de más de 90 personas hasta este momento y que podría superar el número de los cien, son las imágenes dantescas que nos mostró el florentino, del averno

 LA TRANSFORMACIÓN SI ES POSIBLE.  

Un cuento que no es cuento-dice humorísticamente Yuri-, presentado en siete páginas de redacción impecable, te acerca al ideal del ser humano, al cambio, a la transformación, en etapas que bien pueden basarse en doctrinas  hindúes, en referencias toltecas o vislumbradas por la propia reflexión, que te sacan de un  infierno real o  metafórico para encauzar una nueva vida ¿Que pasaría -se pregunta- si un día, en un sueño, te encuentras en el infierno y buscas la manera de salir de él?

La referencia nos hace pensar en Dante, Milton, San Juan de la Cruz, Onetti y en todos los que  buscaron en ese reducto la explicación  religiosa o profana a través de  la literatura o la poesía, de un estado de horror extremo.

Y la forma que encontraron de salir de él en sus personajes, a través de la sublimación, el sufrimiento, la asunción, el darse uno mismo como Francisco de Asís, el olvido, la muerte como expiación y muchas maneras más.

La propia iglesia católica en palabras del papa Francisco alude  la posible desaparición -como sucedió antes con el Limbo-, de esa etapa de su rito, para confinarlo no a un lugar profundo de castigos infames como ahora, sino en un interior oscuro que el propio ser humano tiene y  que puede eliminar con un cambio de vida.

Cada quien presenta los respectivos valores que se necesitan para llegar a esa transformación.

EL INFIERNO ES UN LUGAR DE CASTIGO INFINITO: DEFINICIÓN TOLTECA

Los hindúes- dice Yuri-, hablan de solo cuatro cosas que puede hacer el ser humano al venir al mundo y a continuación, va describiendo en su no cuento,  esas cuatro maneras  dharma,  artha,  kama y  moksha. Son etapas que llevan al ascenso de un ser humano, porque éste puede pasar de los deberes  elementales, de la ambición por la riqueza, de la etapa del placer y llegar a la perfección al liberarse en  moksha.

Estudioso  profundo de esas doctrinas abunda en los reinos inferiores -en donde está el infierno – y los reinos superiores de contemplación. Es interesante, al mencionar al infierno cuando dice que no hay solo uno, sino  9 tipos y es ahí cuando hace la referencia de la sabiduría tolteca que estima que todo lo que existe y somos es un  sueño, el sueño del infierno. Al respecto, reproduce al  estudioso de la cultura tolteca, doctor Miguel Ruiz, quien dice entre otras cosas, que “el infierno es un lugar donde se sufre, donde se tiene miedo, donde hay guerras y violencia, donde se juzga y no hay justicia, un lugar de castigo infinito”

Descripción que junto con el resto de este escrito hay que profundizar, pero que de entrada ya nos coloca en una imagen del México actual que fue convertido en eso, en un  infierno, por sus gobernantes y explotadores.

 

0
comentarios
Ver comentarios