Columnas

El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil acabar con el anonimato de la operación de grupos delictivos.

Los datos biométricos, el centro de debate

La huella dactilar, el iris, el tono de voz, las facciones del rostro, la firma y el ADN son características de cada individuo y constituyen lo que genéricamente se conoce como datos biométricos y que ahora son centro de debate, como desde hace diez años lo son de problemas de ciberseguridad, películas de espionaje y también de políticas públicas de fortalecimiento de la seguridad en más de 16 países.

Alguno o varios de esos datos ya son requeridos y utilizados por instituciones privadas y públicas, pero en el caso del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut) no se ha decidido cuál podría integrarse.

Esa tarea corresponde al Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) que lo determinará en los siguientes 180 días naturales en coordinación con Instituto Nacional de Transparencia (Inai).

El uso de datos en general tiene por objetivo dotar de mayores controles de seguridad y, en su caso, individualizar responsabilidades y probanza para judicializar delitos como suplantación de identidad, secuestro, fraude, extorsión, entre otros.

Los contratos de renta fija de usuarios de celulares con las empresas de telefonía requieren diversos documentos e información personal, a los que se podrá sumar algún dato biométrico. La medida se extenderá a telefonía de prepago.

El organismo tiene que hacer la reglamentación de la ley, en las etapas que se indica, por ejemplo, dos años para integrar al padrón a las personas que hoy tienen línea celular.

El Panaut permitirá acabar con el anonimato de la operación de grupos delictivos que utilizan el servicio de prepago en los teléfonos. Hoy toda persona puede adquirir tantas tarjetas SIM como quiera, sin requisito alguno.

La reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión aprobada por el Congreso de la Unión pretende conocer la identidad de quien delinque por medio de un celular y combatir la impunidad.

Es claro que a nadie conviene que ese esquema delictivo siga operando. Tampoco es conveniente sobre reaccionar a una norma cuya reglamentación está por elaborarse. Es útil deslindar la decisión del legislador de la disputa partidaria y electoral.

La primera suspensión provisional a la norma en un juicio de amparo fue entregada este martes por el juez Juan Pablo Gómez Fierro. En ese y en todos los casos por venir se tiene aún que resolver de fondo el asunto.

En tanto, en la prevención del delito, los ciudadanos pueden recurrir a herramientas como la app No+Extorsiones, del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la CDMX y en la que pueden reportar el número telefónico usado por los delincuentes, consultar otros o recibir asesoría jurídica gratuita.

En Confianza

La percepción de inseguridad de la ciudadanía, revelada en la encuesta que el INEGI levanta al respecto, se alinea con los datos que presenta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sobre incidencia delictiva. Ambos indicadores están a la baja.