Columnas

México libre, pero de conservadores: negar el registro de partido a un exgobierno criminal es justicia

Calderón y México Libre.Victoria Razo / Cuartoscuro

Un expresidente como Calderón debería estar bajo investigación y no creando un nuevo partido político familiar.

En cualquier país democrático que presume de un fuerte Estado de derecho, un ex presidente vinculado a redes de narcotráfico con un funcionario del primer nivel en su gobierno investigado en Nueva York por un `cocktail´ de actos narco-criminales, desvío de recursos y lavado de dinero, tendría que estar bajo investigación y no creando un nuevo partido político familiar.

Sin embargo, somos lo que hacemos día con día y las viejas mañas difícil se olvidan, al menos eso le ha pasado a Felipe Calderón que no puede arrancarse la mala costumbre de dejarse financiar de forma irregular. El hábito ya es algo familiar: cómo olvidar a Cocoa, su hermana, siendo exhibida por Servando Gómez Martínez “la Tuta”, líder de los Caballeros Templarios, en sus habituales negociaciones ofreciendo impunidad a cambio de favores de campaña, económicos y personales.

Pero en vez de estar preso, Calderón está haciendo política y pataleando porque este miércoles, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) tendrá la discusión y confirmación de la negativa al registro de México Libre como nuevo partido político, en el mismo sentido de lo determinado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Los argumentos en el proyecto del magistrado José Luis Vargas Valdés son técnicos, trazando una ruta argumentativa sobre el financiamiento de origen desconocido y la falta de certidumbre respecto a la licitud de las fuentes de financiamiento , donde concluye que: “no existe certeza por cuanto a la autenticidad y validez del procedimiento efectuado por la organización”.

Fallaron los intentos de Calderón al enviar cartas imponentes; ni siquiera el compadre de quien fuera su mano derecha logró convencer a la máxima instancia judicial en materia electoral de revertir en negociaciones lo que por derecho no le correspondía.

Hubo presiones al interior del Tribunal por parte de Salvador Olimpo Nava Gomar, el exmagistrado designado en 2007, compadre del exsecretario particular de Felipe, Roberto Gil Zuarth, quien por cierto, fue también el proponente y jefe de Reyes Rodríguez Mondragón, actual magistrado integrante de la Sala Superior. El mismo que recibió una carta firmada por el ex presidente para convencer a sus compañeros de darle el registro a México Libre. Ninguno de ellos logró el cometido de revocar la negativa del INE hasta las 12 horas del 14 de octubre.

Antes de entrar al fondo, la sala superior del tribunal deberá resolver la petición de varios interesados para que el magistrado Reyes Rodríguez Mondragón se excuse de participar.

Aún así, el proyecto encaminado a negar el registro de México Libre documenta que los recursos sin origen transparente afectan el 51.1% de las 219 asambleas constitutivas, lo que habría viciado el proceso de constitución como partido haciéndolas inválidas.

El proyecto de 268 páginas compartido por el propio magistrado ponente José Luis Vargas Valdéz a través de Twitter, puede leerse entre líneas como la medición de los ánimos en medio del polarizado contexto en el que las instituciones luchan por su integridad.

Los hechos son la verdad: la asociación Libertad y Responsabilidad Democrática, utilizada para el registro de México Libre, recibió aportaciones de sujetos no identificados por un total de 1 millón 241 mil 687 pesos, equivalente al 8.18% del total de los 15 millones 179 mil 67 pesos reportados como ingresos totales.

Y en realidad, bajo el contexto del país ¿Cómo podría pasarse por alto que el principal promotor de México Libre hizo pagos millonarios a una empresa vinculada a Genaro García Luna entre 2012 y 2017? ¿Cómo avalar el pacto de impunidad que celebraron el peñanietismo y calderonismo al dejar de investigar los 9 contratos por 390 millones de dólares durante los últimos días del sexenio negro? La información de la Secretaría de Hacienda se reveló en investigaciones periodísticas hace años. ¿Cómo permitir que intenten volver a la vida pública los que destinaron millones de pesos a una falsa guerra contra el narco mediante la partida de Seguridad Pública y Nacional mientras que en realidad, combatían tan sólo a sus adversarios?

Ni Margarita Zavala podrá acusar algún tipo de “complot” en su contra: en uno de los agravios que promovió, el TEPJF concedió la razón determinando que las aportaciones en especie por 1 millón 806 mil 687 pesos sin factura no constituyeron una irregularidad, liberándose de la multa por 361 mil 363 pesos.

México estará libre de los que quieren conservar narcogobiernos, de los criminales que quieren conservar favores políticos, de los que gustan conservar el falso derecho a financiar campañas políticas desde la ilicitud, de los magistrados que quisieran conservar el favor político de manipular la justicia, de los legisladores que quisieran conservar los moches y prebendas por aprobar reformas, de los ex políticos que quisieran conservar los vínculos familiares como una manera válida de evadir responsabilidades. México estará libre de estos “conservadores”.